La inclusión falsa en certámenes de belleza y la discriminación más nefasta

Falta el camino real.

Catriona Gray, Miss Filipina fue la última ganadora del Miss Universo.
Catriona Gray, Miss Filipina fue la última ganadora del Miss Universo.

Por JUAN MANUE SALINAS A.

 Angélica Ponce hizo historia al convertirse en la primera transexual en ser Miss España y competir en la última edición del concurso Miss Universo. La palabra inclusión más que nunca se usó en publicaciones de medios de comunicación de casi todo el mundo. Hasta titulares “relamidos” como “Angélica Ponce desafía estereotipos de belleza”. O “La belleza, entre los estereotipos y los nuevos paradigmas”, algo que causa cierta gracia si señalamos las medidas casi perfectas que tiene; 90-61-90, es decir, posee el estándar de belleza estereotipada.

Ángela Ponce, la primera transexual en llegar a la final de Miss Universo.
Ángela Ponce, la primera transexual Miss España y en competir en el Miss Universo.

Concluimos entonces, que el único detalle que marca la diferencia es que Angélica nació hombre, en cuanto a belleza no desafía nada. De todas maneras marcó un precedente importante, pero a la par, abrió un debate hacia otro tipo de inclusión del que se discute poco en forma mediática. Y me refiero al hecho de que las mujeres embarazadas o con hijos no puedan participar. ¿Esto es correcto? Pati Ginzo señalaba este punto en sus redes, algo que publicamos en una nota anterior. Ver nota. Pero vayamos a los ejemplos claros de discriminación en este campo. Veronika Didusenko, miss Ucrania fue descalificada el año pasado al saberse que tenía un hijo de 4 años. “Millones de mujeres solo pueden participar si no tienen hijos. En 2018 esto simplemente no es correcto. Esta discriminación por motivos de maternidad debe terminar”, dijo Veronika ante el hecho.

Veronika Didusenko, Miss Ucrania, descalificada por tener un hijo de 4 años.
Veronika Didusenko, Miss Ucrania, descalificada por tener un hijo de 4 años.

La Miss Bolivia 2018, Joyce Prado Ribera, también quedó sin corona, por culpa de este tipo de reglamento discriminativos. Joyce está en pareja con el paraguayo Rodrigo Jiménez, ex Mundos Opuestos. Lejos de polemizar, sólo expuso: “El milagro de la vida es indescriptible, más aún cuando se trata de la llegada de un nuevo integrante a la familia. Llegar a convertirse en Padre o Madre puede ser el desafío más importante que se nos presente en la vida”.

Paraguay no se queda atrás en este tipo de idioteces. La ex Miss Laura Garcete, hoy radicada en España junto a su marido e hijos, tuvo que renunciar a su corona en el 2015 al quedar embarazada. Sin ánimo de polemizar sólo dijo: “No hay coronas ni títulos ni nada que se compare al privilegio de ser mamá. Cuando está en camino (un bebé), es algo que no se puede cambiar por nada del universo, por ser desde el principio una experiencia de alegría perfecta”.

lau-en
Laura Garcete, la Miss paraguaya que en el 2015 renunció a la corona al quedar embarazada.

Hasta el 2015, Miss Universo mantenía en sus reglas que las competidoras debían ser mujeres biológicas. Y limitaba ante detalles como altura, medidas, no estar operadas, estar solteras, no tener hijos ni estar embarazadas. Esto fue cambiando, ya vimos el claro caso de la Miss España. Entonces, surge la curiosidad; si puede participar una candidata que nació hombre, “¿por qué no puede participar una mujer que tenga hijos o esté embarazada?”

Seguido a ello, aparecen las más variadas explicaciones. Las más estúpidas dicen que es porque es un concurso de Miss (señorita) o que una embarazada avanzada sería  bizarra en el escenario. Los razonamientos que tienen un poco más de “vuelo” señalan que el embarazo es delicado, que tener hijos tiene responsabilidades y que una Miss no va a poder cuidarlos, que se complicaría a la hora de viajar y otros tantos más. Pero, pensemos más, ya que para eso sirve el cerebro.

Joyce Prado Ribera, Miss Boivia. También perdió su corona al quedar embarazada.
Joyce Prado Ribera, Miss Boivia. También perdió su corona al quedar embarazada.

Así como la organización de Miss Universo estuvo abierta al cambio al aceptar a una persona que nació hombre o que tiene algunas operaciones, también puede tener en cuenta y analizar la posibilidad de que también hayan embarazadas y mujeres con hijos. ¿No es acaso el embarazo un detalle exclusivo de la mujer? ¿No es hermosa una mujer embarazada? ¿No sería eso el verdadero desafío al estereotipo de belleza? Vamos, señores, si hablamos de inclusión, si nos llenamos la boca de esa palabra ante un transexual de medidas estereotipadas, 90-61-90, también podemos llenarnos la boca ante posibles candidatas con hijos, casadas o madres solteras y embarazadas. Eso sí sería romper los paradigmas, mucho más que el folletín “políticamente correcto” que fue planteado en el último Miss Universo.

CAT

Las diferentes organizaciones de certámenes de belleza deberían comenzar a analizar estos cambios y comenzar a prever todo lo que se debe para que candidatas embarazadas y con hijos, participen. ¿Qué una Miss tiene muchas responsabilidades? Seguramente, aunque no creo que tengan menos que miles de madres casadas, solteras o embarazadas. Si tanto pregonaron la inclusión en Miss Universo, es hora de darle camino a la palabra.

Para continuar leyendo, registrate gratis.
Registrate GRATIS ingresando tus datos.*

A este número de celular te enviaremos el código de activación.

¿Ya estás registrado? Hacé click aquí.

  • Acceso completo a todas las publicaciones del día, sin restricciones.
  • Información al instante, de todas las novedades, primicias y las historias más compartidas.
  • Además, accedés a videos, fotos y artículos de todo lo publicado anteriormente en el portal.

¿Porqué cobramos suscripción?

(*) Gratis por 7 días.