Así se trabajó en la banda sonora de la película Los Buscadores

El compositor Derlis A. González expuso los principales puntos de su trabajo creativo.

IMG_9676

Era de mañana y el movimiento en la sala de estudio de la Orquesta Sinfónica Nacional no paraba. 71 músicos son los encargados de dar vida a la banda sonora de la película Los Buscadores, la nueva creación de los autores de la exitosa 7 Cajas, Juan Carlos Maneglia y Tana Schembori. Aquella tarde no estaban los 71 como en el primer día.

Derlis A. González, autor de la música se lo veía inquieto, caminaba por toda la sala dando instrucciones. La dirección estaba a cargo de Sergio Cuquejo, pero Derlis tenía voz y voto. “¿Está bien así?” le consultaba Cuquejo cada tanto y Derlis acotaba.

Juan Carlos Maneglia, concentrado observaba desde una silla, al lado de su madre, que se mostraba sonriente. Maneglia, cada tanto, también caminaba por el salón, en varias oportunidades se colocó al lado de Cuquejo y siguió el ritmo de las melodías con la cabeza sonriente y emocionado. Dos productoras recibían a algunos trabajadores de prensa y daban instrucciones. Había libertad de acción, menos grabar lo que sonaba en aquel salón, lo que era plenamente entendible. Aquellas partituras que decoraban los atriles aún están inéditas. El público podrá conocer recién el 7 de septiembre, con el estreno de la película.

Derlis A. González, partitura en mano, observa la orquesta con atención.
Derlis A. González, partitura en mano, observa la orquesta con atención.

“El primer día fue orquesta completa”, explicó Derlis a la redacción de Epa! “Había flautas, oboes, clarinetes, fagotes, cornos, trompetas, trombones, tuba, violines, violas, cellos y contrabajos, más percusión”, alegó. En el segundo día los instrumentos se redujeron, sólo estaban los de cuerda. “Porque Juanca y Tana querían orquesta completa sólo en unos temas, entonces para el resto sólo hacían falta cuerdas y percusión, que aún nos falta grabar”, aclaró el artista.

González expuso los primeros pasos del trabajo, que fue todo de forma digital.

“Primero armé lo que se llaman “maquetas digitales” de la música. Lo mismo que hicimos con Paraguay Droga y Banana y Lectura según Justino, sólo que esta vez sí reemplazamos eso digital, con instrumentos reales. Eso se preparó con computadora y sintetizadores básicamente. Mirábamos la peli, Tana y Juanca me daban direcciones, yo iba y componía la música/armaba la maqueta la ponía en las escenas y las veíamos con ellos. Una vez que iban aprobando los temas, avanzábamos a las siguientes escenas. Y después recién, una vez que todo estaba aprobado, pasamos a la orquestación, que era pasar esas maquetas digitales a partituras en papel que los músicos pudieran tocar. De eso se encargó Sergio Cuquejo, de la Orquestación y arreglos”.

IMG_9714

Derlis resaltó las horas de arduo trabajo previo.

“Uno tiene que prestar mucha atención al ir haciendo las partituras para asegurarse de que todo lo que escribí lo puedan tocar los músicos”, expuso. “Pero la recompensa real llegó en el día de las grabaciones, donde por fin escuchas con instrumentos reales lo que se escribió. Por más que las maquetas hoy en día pueden sonar muy realistas, nada se compara con el sonido y la energía que se crea con esas 71 personas tocando juntas”.

Juan Carlos Maneglia y Tana Schembori tenían muy claro lo que buscaban, sostuvo Derlis.

“Ellos desde el inicio querían grabar todo con orquesta en vivo. Y mirá que hay temas que son sólo electrónicos en la peli, y algunos donde se mezcla lo electrónico con la orquesta para algunas escenas, por ejemplo. Pero desde el inicio la idea era que la gran mayoría sea con instrumentos en vivo”.

El compositor también hizo una comparación de su trabajo con Los Buscadores con el que hizo en las dos películas anteriores para la cuales trabajó; Lectura según Justino, de Arnaldo André y Paraguay Droga y Banana de Juan Manuel Salinas.

Juan  Carlos Maneglia (izquierda) sonriente en plena grabación. Sergio Cuquejo, batuta en mano, dirige la orquesta.
Juan Carlos Maneglia (izquierda) sonriente en plena grabación. Sergio Cuquejo, batuta en mano, dirige la orquesta.

“Lectura era una película de época, la historia era vista a través de los ojos de un niño, había una historia de amor, que (spoilers) ni se materializaba en pantalla. Entonces la música era más romántica, más tranquila, sutil. Más para ayudar a sugerir elementos narrativos, aunque también con sus momentos de romanticismo a rienda suelta. Paraguay Droga y Banana era una peli sobre narcos y mafiosos, entonces la música iba más por el lado del suspenso. Con mucha mezcla de elementos electrónicos y orquestales, tipo los thrillers de Tony Scott. Los Buscadores es más aventura clásica. De la que estamos acostumbrados con el cine de Hollywood. Por algo Tana y Juanca varias veces ya la describieron como el “Indiana Jones paraguayo.” Tiene esa combinación de comedia, de suspenso, de acción, de aventura, (y sobre todo mucho corazón), al que estamos acostumbrados cuando vemos ese tipo de películas. Y la música creo que refleja esa combinación. Definitivamente tiene una sonido que creo que ninguna otra película paraguaya tenga, uno porque no hay creo otra película paraguaya de aventuras, como lo es Los Buscadores; dos, porque grabamos con una orquesta en vivo, entonces por ende el impacto sonoro que tiene la peli es otro; y tres por el hecho de que la idea desde el comienzo fue darle a la peli ese sonido de película de aventuras (Indiana Jones de vuelta, Volver Al Futuro, las pelis de La Momia con Brendan Fraser, las de Mision Imposible, etc), pero sin que suene muy obviamente hollywoodense”.

El encargado de la grabación en plena labor.
El encargado de la grabación en plena labor.

“La música en sí muy compleja no es, en términos de su construcción, pero no hace falta que lo sea siempre y cuando esté al servicio de la historia, de los personajes y se ajuste a la visión de los directores. Y creo que conseguimos eso. Veremos qué dice el resto de la gente”.

Derlis relató sobre el tiempo que llevó elaborar todo.

“Van a ser tres meses a finales de Junio, para cuando terminemos esa parte. Es lo que generalmente se tarda en cualquier producción de Hollywood. La iba haciendo por pedacitos. Les mostraba algo, aprobaban o pedían cambios, y de acuerdo a eso íbamos avanzando. Era mucho probar, cambiar, probar de vuelta. Hay temas, por ejemplo, que pasaron por 5 o 6 versiones antes de ser aprobadas finalmente. Porque tiene que ser exactamente lo correcto para la peli, entonces mucho del proceso es prueba y error”.

Los directores tenían también muy claro el tipo de sonido que necesitaban.

“Tenían bastante bien definido el estilo que querían, un sonido clásico, de orquesta, pero con cosas que aún falta por agregar en términos de percusión y elementos electrónicos. Eso lo seguimos grabando esta semana en el estudio de Cuquejo.

Juan Carlos Maneglia atento a los pasos de la grabación.
Juan Carlos Maneglia atento a los pasos de la grabación.

Ellos querían que suene como una película de aventuras, pero que tenga una identidad propia, que no sea música de películas genérica nomás, de la cual hay mucha estos días saliendo de Hollywood. Ese probablemente fue el desafío más grande. Querían que la música tenga ese sonido de aventuras, pero al mismo tiempo que suene propio, paraguayo, pero sin que llegue a lo folclórico tampoco. Entonces fue un balance difícil de lograr. Que suene a comedia en las escenas de comedia, pero sin exagerar. Que suene a acción en las escenas de acción, pero sin que sea demasiado de acción, que tenga tensión en las escenas de suspenso, pero que tampoco sea muy densa la música, etc”.

Un agregado interesante es que la guitarra de Berta Rojas se escuchará en la cinta.

“Ella va a tocar cosas que escribí, son para 4 escenas diferentes, son dos temas; uno suena en dos escenas separadas y otro en otras dos escenas. Dos temas de guitarra que suena en 4 momentos específicos de la película. Fue simpático porque no era algo que yo esperaba. Un día nomas le estaba haciendo escuchar algo a Tana y ahí ella dijo como si nada: “Esto vamos a darle a Berta para que toque”. Fue simpático porque lo dijo como lo más normal del mundo, quedé totalmente shockeado, no es sólo Berta rojas, sino Berta Rojas tocando algo que escribí y para una película paraguaya. Súper lindo”.

Fotos: Juan Manuel Salinas A.

Para continuar leyendo, registrate gratis.
Registrate GRATIS ingresando tus datos.*

A este número de celular te enviaremos el código de activación.

¿Ya estás registrado? Hacé click aquí.

  • Acceso completo a todas las publicaciones del día, sin restricciones.
  • Información al instante, de todas las novedades, primicias y las historias más compartidas.
  • Además, accedés a videos, fotos y artículos de todo lo publicado anteriormente en el portal.

¿Porqué cobramos suscripción?

(*) Gratis por 7 días.