Cuando la ignorancia y la torpeza se exponen como opinión

Algunos no quieren que se revise la historia.

Escena de Paraguay, Droga y Banana.
Escena de Paraguay, Droga y Banana.

 Por Juan Manuel Salinas A.

Me sorprende la mentalidad de algunas personas, la forma torpe con que analizan la historia y la intención de mirar para otro lado como algo que construye el futuro.

Recientemente realicé una conferencia de prensa donde anuncié la fecha de estreno de mi película Paraguay, Droga y Banana (15 de septiembre), un documental donde narro la historia del narcotráfico en nuestro país. Me centro en los inicios y en cómo se inserta en la política al punto de influir en hechos cruciales de nuestra historia contemporánea como el célebre golpe del 2 y 3 de febrero de 1989, fecha en la que el General Andrés Rodríguez, posteriormente presidente de la nación, puso fin a la dictadura de Alfredo Stroessner. Pero lo que me llamó la atención fue lo que opinaron algunas personas en la fan page de la cinta, que dejó en claro no solo el cretinismo, sino la pobre, lamentable y bananera mentalidad de quienes creen que revisar la historia es algo indigno.

Esta gente vio el tráiler de mi película y quedó asustada porque en un pasaje se muestra la célebre Mansión de las Carmelitas (done vivía Rodríguez) con las palabras del propio General afirmando que la construyó con el “sudor de su trabajo”. Luego, sin dejar de mostrar la lujosa casa, se escucha una voz que afirma que la misma se hizo en “dos meses de cocaína”. Entonces, aparecieron los comentarios desorientados. Un tal Roberto Guerrero Vera expuso: “Que mal le hacemos a nuestro país. Para más el protagonista de la historia está muerto. Que estúpido somos”.

Cuando le respondí que se debe tener espíritu revisionista a la hora de mirar la historia me respondió:

“Más bien parece un revanchismo contra el ayer. Repito: Mal le hacemos a nuestro país recordando cosas que estuvieron y continuarán estando mal para todo aquel que lo quiere considerar. Es como si una persona hiciera un mal y se martiriza con el mal que hizo. Yo sueño con un país moderno y democrático.

VIEJO

 El pasado debe ser ejemplo para no repetir el mal. Miremos el presente y principalmente el futuro para crecer y para ir adelante. El que escarba en el pasado no tiene y no ve nada provisor para el futuro”. Luego, alegó: “Congratulaciones Señor Salinas. Ud tendrá sus razones. Las respeto pero no comparto en esto de demostrar lo malo del pasado. Construya el nombre de nuestro país, será mucho mejor y dejará algo para sus hijos. Buena tarde para Ud”.

Posteriormente, otro sujeto, de nombre Arnaldo Enciso, sentó su postura. Escribió: Porque no dejan en paz al muerto cuando vivía ya no hicieron nada ahora que murió todo lo que digan de él no creo, y él fue el que dio oportunidad a que hablen ahora”.

Uno que no quiso analizar mucho, un tal  Martin Miguel Antonio Corvalán, solo se limitó a poner: “déjenle en paz ya”, refiriéndose a Rodríguez.

viejo 2

Hace unas semanas otro opinante, Gustavo Roberto Giménez López, escribió: “¿Por qué ponen la foto del finado Rodríguez? Acaso él fue condenado por narcopolitica? Es fácil envalentonarse con alguien ya muerto”.

Indudablemente esta gente no entiende nada. ¿Aprender del pasado para no repetir los errores? Me parece genial, estoy de acuerdo, pero, ¿cómo vamos a aprender del pasado cuando la historia se cuenta a medias? ¿Cómo no vamos a repetir los errores si no contamos cuales fueron? Vamos señores, pongamos criterio al debate. Además, ¿qué tiene que ver que el General Rodríguez esté muerto? ¿Por eso no podemos hablar, esa es la brillante reflexión? Con ese criterio no hablaríamos entonces de Stroessner porque está muerto, no hablaríamos de Hitler y sus campos de concentración porque él está muerto y no está bien “hurgar en el pasado”. Tampoco analizaríamos a Stalin y sus abusos y crímenes, claro, está muerto, “¿para qué hurgar en el pasado?”

BOLUDO

 

lecaya

Imaginen si el cine se hubiera guiado por estas ideas, no iban a existir películas como JFK, de Oliver Stone, donde se volvía a dar una mirada en relación al asesinato de Kennedy, basada en las investigaciones del juez Jim Garrison. Menos Nixon, sobre la vida del ex presidente norteamericano Richard Nixon. Tampoco Alan Pakula hubiera filmado Todos los hombres del presidente ni en Argentina hubiera existido el documental La República perdida. ¿Qué clase de gente es la que piensa así?

Este país, como todos, no solo necesita que se hurgue en su historia, sino que se cuestione lo que se deba cuestionar y que se asuma lo que se deba asumir. Por eso existe el revisionismo histórico, algo que no se podría aplicar si permanece el criterio bananero de “no hurgar en el pasado”.

aparato

Estas opiniones, más que provocarme enojo me provocan tristeza y vergüenza. Es una lástima que a esta altura se siga pensando de esta manera. Ante eso, vale recordar aquella canción del cantautor argentino Lito Nebbia que decía: “Si la historia la escriben los que ganan, eso quiere decir que hay otra historia. La verdad de la historia, quien quiera oír que oiga”.

No sé ustedes, pero yo quiero oír.

Para continuar leyendo, registrate gratis.
Registrate GRATIS ingresando tus datos.*

A este número de celular te enviaremos el código de activación.

¿Ya estás registrado? Hacé click aquí.

  • Acceso completo a todas las publicaciones del día, sin restricciones.
  • Información al instante, de todas las novedades, primicias y las historias más compartidas.
  • Además, accedés a videos, fotos y artículos de todo lo publicado anteriormente en el portal.

¿Porqué cobramos suscripción?

(*) Gratis por 7 días.