Los caminos del artista y la “histeria demente”

El que crea y piensa en vender su obra, ¿pierde dignidad?

APERTURA

por JUAN MANUEL SALINAS A.

¿Qué les pasa a ciertas personas del ambiente artístico en Paraguay? ¿Susceptibles? ¿Delirantes? ¿O simplemente esclavos de la locura en el peor sentido de la palabra? Recientemente expuse en el muro de mi facebook un par de líneas en torno al viejo y gastado pensamiento de que el artista que busca vender su arte pierde dignidad.

Lo que escribí fue lo siguiente:

“Me cuesta entender a esta altura que se siga pensando que el artista que busca el éxito comercial pierde dignidad. Por más que me expliquen la cuestión con largos conceptos intelectuales no puedo dejar de simplificar el asunto como una reverenda pelotudes…”.

Como era de esperar muchas personas opinaron, algunas figuras reconocidas del ambiente como Agustín Núñez, Ray Armele, Raquel Rojas, Víctor Sosa Traverzzi y otros. Opiniones diferentes, detalle que vuelve más interesante un debate. Lo llamativo fue la actitud de una actriz joven que no deseo mencionar su nombre. Con ideas contrarias a las que tiene el que escribe, expuso sus puntos de vista, interesantes por cierto, pero luego, al no saber “digerir” que alguien piense lo contrario, y en un aparente estado de “histeria psiquiátrica”, dejó de opinar, me borró de sus contactos y expuso una agresiva descarga en su muro hablando de los “mediocres que escriben en facebook”.

“El artista es un trabajador que merece vivir dignamente de su trabajo", escribió Agustín Núñez.
“El artista es un trabajador que merece vivir dignamente de su trabajo”, escribió Agustín Núñez.

“¿Qué pasó?” diría alguna vecina si ese escrito, posteriormente borrado, hubiera tenido voz. ¿Tan difícil es para una persona que se jacta de ser artista debatir sin llegar al insulto y reacciones de nena malcriada de jardín infantes que no quiere prestar su muñeca? “¿Qué pasó?” me sigo preguntando.

Algunos del ambiente también respondieron. Luis Troche, a quién muchos conocen del ambiente teatral y otros por su paso televisivo, escribió en facebook:

“Hay una discusión que siempre me pone nervioso y empieza generalmente con una frase: “Eso es teatro comercial” o “Yo no hago teatro comercial”… y siempre lo hablamos con Carmen Briano (directora teatral). Todos hacemos teatro comercial. Todos hacemos “nuestro arte” con fines de lucrar, sobre todo los que intentamos vivir de esto, de hecho existen algunos que viven de ello y aún así se jactan de hacer “teatro no comercial”…. pero bue… Los “artistas” pues son todos sensibles”.

Agustín Núñez, con una carrera inmensa como actor y director teatral, con más de 160 obras teatrales dirigidas (no sé si me quedé corto) y una tira televisiva; La Herencia de Caín, expuso también su parecer ante mi escrito en facebook.

“En nuestra sociedad se considera útil sólo aquello que produce beneficios", expuso el actor Víctor Sosa Traverzzi.
“En nuestra sociedad se considera útil sólo aquello que produce beneficios”, expuso el actor Víctor Sosa Traverzzi.

“El artista es un trabajador que merece vivir dignamente de su trabajo. Todo emprendimiento debe manejarse como una empresa, con rigor, calidad y ganancia. La bohemia, murió hace años”. 

El realizador Ray Armele, ante la teoría de que el artista que piensa en el éxito pierde dignidad, expuso: “Entonces, artistas exitosos como Roa Bastos, Berta Rojas o Ricardo Migliorisi no tendrían derecho a ganarse la vida con sus libros, su música o sus pinturas. Hay artistas que no pudieron vivir bien de su arte, pero esa no es una norma, y en otras profesiones también sucede, hasta comerciantes se hunden en la miseria por una mala racha”.

Mi postura es justamente la de Agustín y Ray, creo en eso. No rechazo lo que piensa Víctor Sosa Traverzzi (el malo de 7 Cajas). Escribió, entre otras cosas;

“En nuestra sociedad se considera útil sólo aquello que produce beneficios. Por esa lógica, la música, la literatura, el arte, las bibliotecas, los archivos de Estado, la arqueología, son todas cosas que se consideran inútiles porque no producen beneficios. Por eso no nos extraña que, cuando los gobiernos hacen recortes, comienzan por estas cosas inútiles sin darse cuenta de que, si eliminamos lo inútil, cortamos el futuro de la humanidad”. 

"Entonces, artistas exitosos como Roa Bastos, Berta Rojas o Ricardo Migliorisi no tendrían derecho a ganarse la vida con sus libros, su música o sus pinturas", escribió el realizador Ray Armele.
“Entonces, artistas exitosos como Roa Bastos, Berta Rojas o Ricardo Migliorisi no tendrían derecho a ganarse la vida con sus libros, su música o sus pinturas”, escribió el realizador Ray Armele.

Fue también la mirada de Raquel Rojas, periodista, actriz y directora teatral, que escribió:

“Un gran artista no es un empresario. Es solo un empresario, no un gran artista. Nadie habla de bohemia. La bohemia fue un dolor no elegido. Habla de seguir el sentido de su arte. ¿O Vang Gogh era un bohemio? ¿Y los otros grandes del mundo? Eran incomprendidos porque eran grandes artistas. Los hay Mozarts o maestros Salieris, lamentablemente el pragmatismo de hoy hace que existan más de los últimos, demasiados”.

Desde mi perspectiva no se trata de; “esto sí, esto no”. Se trata de: “Esto sí, lo otro también”. Conversando en una oportunidad con Juan Pablo Orellana, consultor de cine, me dijo: “Luego de haber terminado una película, hay que preguntarse qué queres hacer. Si la querés mover en los centros culturales – que es válido – hay un camino. Si querés estrenar en salas comerciales, el camino es otro”. Y es correcto, porque cada uno busca el sendero que más le interesa. Pero el que busca un camino comercial, no es menos artista que el que no. Aunque muchos en nuestro pequeño mercado de entrecasa, siempre fungen de gran artista “anti comercial” porque es una manera simple de justificar el fracaso. “¿Por qué fracasé?” se pregunta y enseguida responde: “Porque es un país de mierda”.

¿Quién tiene la verdad? Nadie, simplemente son visiones diferentes y rutas  a seguir con variados vehículos, ninguno es más importante que el otro, ni en ninguno se pierde dignidad.

Respeto a los que debatieron con altura. Lo que demostraron “histeria demente”, por favor, ¡TÉ DE TILO!

Para continuar leyendo, registrate gratis.
Registrate GRATIS ingresando tus datos.*

A este número de celular te enviaremos el código de activación.

¿Ya estás registrado? Hacé click aquí.

  • Acceso completo a todas las publicaciones del día, sin restricciones.
  • Información al instante, de todas las novedades, primicias y las historias más compartidas.
  • Además, accedés a videos, fotos y artículos de todo lo publicado anteriormente en el portal.

¿Porqué cobramos suscripción?

(*) Gratis por 7 días.