No fue injusto que Leonardo Di Caprio no haya ganado antes un Oscar

No se trata de quien es mejor actor sino de quien tiene el mejor personaje para lucirse.
Leonardo Di Caprio agradeciendo el Oscar a Mejor Actor por su labor en El Renacido.
Leonardo Di Caprio agradeciendo el Oscar a Mejor Actor por su labor en El Renacido.

por JUAN MANUEL SALINAS A.

Fiel al pronóstico, Leonardo Di Cario se llevó el Oscar al Mejor Actor por su soberbia actuación en El Renacido, película que le permitió también al mexicano Alejandro González Iñárritu alzarse con su segundo Oscar como Mejor Director.

Pero aún hoy, se sigue analizando el por qué antes Di Caprio no ganó uniendo cada vez más extensas hipótesis cuando la respuesta es más sencilla de lo que parece ya que todo radica en la línea de la propia academia que gusta premiar a personajes que exige del actor, no sólo una buena actuación, sino un esfuerzo físico por arriba de lo estándar por decirlo de alguna manera. Es decir, trabajos que requieren verdaderas  transformaciones interpretativas y físicas, con personajes como enfermos terminales, paralíticos, dementes, personajes históricos, gays y travestidos.

Esto no quiere decir que sea una fórmula obligatoria a seguir, han habido casos como el de Denzel Washington que ganó en 2001 por  Training Day con un personaje de policía corrupto frente a un brillante Sean Penn que perdía la estatuilla pese a hacer un excelente trabajo de retardado mental en I am Sam. O Russell Crowe que ganó por Gladiador un año antes teniendo en frente a Javier Bardem en la piel de un paralítico que deseaba morir en Mar Adentro. Los Oscar también tienen tendencias y eso varía cada año.

Escena de El Renacido. Di Caprio fue elogiado por la crítica internacional por este trabajo.
Escena de El Renacido. Di Caprio fue elogiado por la crítica internacional por este trabajo.

Sin embargo, observando a los ganadores de los Oscar tan sólo en los últimos 8 años, todos han realizado este tipo de personajes.

En el 2015, Eddie Redmayne, ganó por su trabajo en La Teoría del todo haciendo del científico parapléjico Stephen Hawking. Justamente tuvo que trabajar mucho la involución física que sufrió Hawking. Y este año parecía hacerle sombra a Di Caprio con su papel de Lili Elbe en La Chica Danesa, donde tuvo que travestirse para dar vida al personaje.

Igual Matthew McConaughey, en el 2014 por Dallas Buyers Club, en el que hacía de un enfermo de sida. Y la lista sigue. Daniel Day-Lewis en el 2012 como Lincoln, un trabajo impecable donde realmente parecía que el ex presidente de Estados Unidos había cobrado vida. Vale recordar que Day Lewis también había ganado el mismo premio en 1991 por Mi pie izquierdo, donde encarnó a Christy Brown, un escritor y pintor irlandés que padecía de parálisis cerebral.

Y los ejemplos continúan. Jean Dujardin por El Artista (2011), una película muda y Colin Firth por El Discurso del Rey (2010) donde hizo de Jorge VI, de Inglaterra que era tartamudo. Y puedo seguir sin parar con la lista de ganadores con este tipo de personajes. Jeff Bridges por Loco corazón, Philip Seymour Hoffman por Capote, Jack Nicholson por Mejor Imposible, Geoffrey Rush por Shine, Nicolas Cage por Leaving Las Vegas.

Leonardo Di Caprio en El lobo de Wall Street.
Leonardo Di Caprio en El lobo de Wall Street.

Leonardo Di Caprio, pese a ser un excelente actor, no tuvo en sus anteriores nominaciones un personaje donde lucirse en el grado de la exigencia de la academia, a excepción de la película de 1993 ¿Quién ama a Gilbert Grape? cuando fue nominado como Mejor Actor Secundario con 18 años. Daba magistralmente vida a un joven retardado mental. Si bien fue la cinta que lo catapultó, el Oscar se lo llevó Tommy Lee Jones por su rol de policía persistente en El Fugitivo. Pero en sus siguientes nominaciones, los otros actores que le competían tenían los personajes que la academia gusta premiar.

En el 2004 cuando Di Caprio fue nominado por El Aviador, si bien su trabajo fue impecable en la piel del empresario pionero Howard Hughes, no superó ante la visión de los miembros de la academia a Jamie Foxx, encarnando al cantante y pianista ciego Ray Charles en Ray.

De igual modo sucedió en el 2007 cuando Di Caprio perdió nuevamente el Oscar ante Forest Whitaker que encarnó al dictador Idi Amin cuya caracterización rozaba la demencia salvaje. Di Caprio era Dany Archer, un traficante de armas en Diamantes de sangre. Buen trabajo, pero no llamativo para la academia que observó más el esfuerzo físico que requería el personaje del dictador de Uganda.

Matthew McConaughey, en la piel de un enfermo de sida, se llevó el Oscar a Mejor Actor en 2014. Nuevamente Di Caprio se quedaba sin Oscar.
Matthew McConaughey, en la piel de un enfermo de sida se llevó el Oscar a Mejor Actor en 2014. Nuevamente Di Caprio se quedaba sin estatuilla.

La misma situación tenemos con la película del 2013, El lobo de Wall Street. Di Caprio interpreta a Jordan Belfort, un corredor de bolsa quien tuvo que rendir cuentas con la justicia por una serie de especulaciones en el mercado de valores, además de lavado de dinero y otros delitos financieros. Trabajo impecable, pero nuevamente tuvo en frente a un tipo de personaje que la academia adora; el de un enfermo terminal. Matthew McConaughey logró una brillante composición al dar vida a Ron Woodroof, un enfermo de Sida que luchaba por el uso de un tipo de medicamento, positivo para los infectados de VIH  pero ilegal en Estados Unidos.

Y llega el 2016 con una película brillante narrativamente, con un Di Caprio tremendo, donde esta vez sí sorprendió a la academia con un personaje profundo, casi sin diálogo pero con una notable y poderosa interpretación donde rostro y cuerpo se unen al tremendo esfuerzo y castigo físico que la cámara atenta de González Iñárritu plasmó para la eternidad.

En los Oscar no se trata de quien es mejor actor, todos lo son, sino de quien tiene el mejor personaje para lucirse. Y así ha sido siempre históricamente, por ello, no hay razones ocultas para explicar el caso Di Caprio.

¿Mereció el Oscar este año? Por supuesto. ¿Tuvo que ganar antes? No, los demás actores tenían mejores personajes para lucirse. Jamie Foxx, Forest Whitaker y Matthew McConaughey ganaron el Oscar cuando tuvieron que ganar, al igual que Di Caprio.

Fin de la historia.

Para continuar leyendo, registrate gratis.
Registrate GRATIS ingresando tus datos.*

A este número de celular te enviaremos el código de activación.

¿Ya estás registrado? Hacé click aquí.

  • Acceso completo a todas las publicaciones del día, sin restricciones.
  • Información al instante, de todas las novedades, primicias y las historias más compartidas.
  • Además, accedés a videos, fotos y artículos de todo lo publicado anteriormente en el portal.

¿Porqué cobramos suscripción?

(*) Gratis por 7 días.