Los Oscar y la búsqueda de una ¿diversidad forzada?

La equidad no debe matar la capacidad. El talento debe primar por encima de las razones raciales o de orientación sexual.

oscars

por JUAN MANUEL SALINAS A.

En la última lista de nominados a los premios Oscar no se encuentra ningún afroamericano, detalle que generó molestias entre algunos artistas de color como el director Spike Lee que llamó a un boicot a la premiación.

Enseguida otros artistas se sumaron a la protesta alegando que debería haber  más diversidad, por más que en años anteriores muchos actores de color han sido nominados y premiados como el caso de Cuba Gooding Jr. Halle Berry, Lupita Nyong’o y otros. Este malestar ya se dio en el 2015 debido a que tampoco hubo nominados de color.

Pero el tema es más complejo de lo que parece y pareciera haber cierto apresuramiento a la hora de sacar conclusiones. Como que las mismas solo se apoyan en la discriminación que a lo largo de la historia en Estados Unidos sufrió la comunidad afroamericana.

Pregunto lo siguiente. ¿No incluyeron a los artistas de color a propósito? ¿Debe haber sí o sí afroamericanos en una lista de nominación a los Oscar u otra premiación? La respuesta inmediata que viene a la mente es sí. Pero, ¿no sería esto una forma de “decisión racial”? En el sentido que primarían razones de raza y no artísticas. “Nominemos a los negros para que haya diversidad”.

El director Spike Lee pidió que artistas afroamericanos boicoteen los Oscar.
El director Spike Lee pidió que artistas afroamericanos boicoteen los Oscar.

Deberíamos preguntarnos entonces si son correctas las decisiones raciales o de orientación sexual. Y con este razonamiento, debería existir entonces preocupación por seleccionar no solo a artistas de color sino también a orientales, gays, lesbianas o travestis. Ya no importan los trabajos que hagan, deben estar para dar buena imagen.

En forma similar, aunque invertida, se vio planteado en Paraguay en el 2009, cuando Camilo Soares encabezaba la Secretaría de Emergencia Nacional (SEN). En aquel año, nombró a dos funcionarios, uno era gay, el otro travesti. Como era de esperar, la noticia generó cierta polémica con tontos debates sobre si estaba bien o mal. Sin embargo nadie debatía ante la realidad de que la travesti era peluquera. Es decir, una peluquera – valga la redundancia – fue nombrada para realizar trabajos administrativos.

La presidenta de la Academia Cheryl Boone Isaacs , que curiosamente es afroamericana, anunció cambios para asegurar la diversidad.
La presidenta de la Academia Cheryl Boone Isaacs , que curiosamente es afroamericana, anunció cambios para asegurar la diversidad. Foto: blogs.indiewire.com

Creo que para cada trabajo, no importa cual, no debería primar ningún tipo de razón racial, ni para discriminar ni para dar buen imagen. La selección debe estar focalizada meramente en el talento, si es hombre, mujer, gay, lesbiana, travesti o pingüino, ya no importa. Son detalles menores, de lo contrario correría el peligro de que la equidad mate la capacidad. Y allí entraríamos en otro tipo de discriminación.

Apenas una reflexión.

Para continuar leyendo, registrate gratis.
Registrate GRATIS ingresando tus datos.*

A este número de celular te enviaremos el código de activación.

¿Ya estás registrado? Hacé click aquí.

  • Acceso completo a todas las publicaciones del día, sin restricciones.
  • Información al instante, de todas las novedades, primicias y las historias más compartidas.
  • Además, accedés a videos, fotos y artículos de todo lo publicado anteriormente en el portal.

¿Porqué cobramos suscripción?

(*) Gratis por 7 días.