Star Wars y el nuevo camino

La nueva entrega de la saga, respeta la esencia de la vieja trilogía, un camino obligatorio para el nuevo director J.J. Abrams.

share_1200x627 (1)
El Halcón Milenario, vuelve a aparecer, uno de los detalles que da a la nueva película el toque nostálgico.

por JUAN MANUEL SALINAS A.

Cuando George Lucas estrenó la primera película de la saga en 1977 simbolizó un cambio total en la industria de cine. La imagen del espacio limpio, con naves lustrosas y tripulantes con ropas blancas o plateadas, ya no estaba. Los protagonistas podían ensuciarse tocando los motores de las naves o llenarse de polvo si salían al exterior. Los escenarios eran terrestres; desiertos y selvas. Y es que Lucas había querido inicialmente hacer una versión de Flash Gordon, personaje de cómic de 1934, creado por Alex Raymond cuyos dibujos trazaban gigantescos bosques, mares y castillos. Lucas además, era amante de las llamadas Space opera, sub género de ciencia ficción que relataba aventuras en tono romántico de la constante lucha entre el bien y el mal, trasladado al espacio. Nace en el seno del radio teatro, para luego trasladarse a los célebres seriales donde Flash Gordon tuvo sus adaptaciones. Se proyectaban en los cines antes de la película a estrenar y los interesados en saber la continuación debían retornar a la semana siguiente.

Escena de la primera película de Star Wars de 1977. Luke Skylwalker (Mark Hamill), siente el destino que  lo llevará a transitar las etapas del héroe, que plantea Joseph Campbell en la obra El Héroe de las mil caras.
Escena de la primera película de Star Wars de 1977. Luke Skylwalker (Mark Hamill), siente el destino que lo llevará a transitar las etapas del héroe, que plantea Joseph Campbell en la obra El Héroe de las mil caras.

Lucas no tuvo mejor idea que hacer su propia Space Opera, pero al espíritu de las grandes aventuras agregaría un condimento especial para darle mayor profundidad. Buscó la esencia en la obra del mitólogo y filosofo Joseph Campbell, autor del ensayo El Héroe de las mil caras, donde se expone que el héroe en las diferentes culturas emprende un viaje que resume en separación, iniciación y retorno.

Luke Skylwalker, el héroe  inicial de Lucas, pasa por estas etapas cuya separación, iniciación y retorno fue tomando forma en la trilogía clásica; Una nueva Esperanza, El Imperio Contraataca y El Retorno del Jedi. También en el inicio tuvo en cuenta la película japonesa de 1958, La Fortaleza Escondida, de Akira Kurosawa.

Posteriormente, Lucas, decidió relatar la historia de Darth Vader, iniciando en la industria el furor por las precuelas. Y, obviamente, usar todo el arsenal tecnológico que en su momento no tuvo. Así, nació una nueva trilogía; La Amenaza Fantasma, El Ataque de los Clones y La Venganza del Sith.

Darth Vader, el señor oscuro de la vieja saga. George Lucas decidió posteriormente relatar su historia en una nueva trilogía.
Darth Vader, el señor oscuro de la vieja saga. George Lucas decidió posteriormente relatar su historia en una nueva trilogía.

Cuando todos creían que la saga había terminado, Lucas pasó la obra a Disney por la modesta de suma de 4 mil millones de dólares. A la par, la compañía del ratón, anunció que lanzaría más películas pero ya con otros responsables. Lucas quedaba igual como asesor. Y así nació Star Wars: El Despertar de la Fuerza, que seguía la historia que había terminado en 1983 con El Retorno del Jedi.

El director elegido fue un “niño Spielberg”; J.J. Abrams, que con la colaboración de Lawrence Kasdan, guionista que ya había trabajado con Lucas en El Imperio Contraataca y El Retorno del Jedi, afrontaron el enorme desafío.

Abrams fue práctico, comprendió enseguida que no había lugar para libres interpretaciones. Tampoco para grandes renovaciones ni nuevas lecturas. Y no es por la cantidad de fans que tiene el universo Star Wars en el mundo, sino porque la magia de la creación de Lucas y su desarrollo ya está trazado, cualquier sendero distante a ello iba a significar el fracaso. Sólo debía seguir el camino como un legado.

Rey (Daisy Ridley), la heroína de la nueva saga. Al igual que Luke, deberá atravesar las etapas del héroe que Joseph Campbell resumen en "separación, iniciación y retorno". En las siguientes películas, deberá convertirse en Jedi.
Rey (Daisy Ridley), la heroína de la nueva saga. Al igual que Luke, deberá atravesar las etapas del héroe que Joseph Campbell resume en “separación, iniciación y retorno”. En las siguientes películas, deberá convertirse en Jedi.

Para ello, volvió a apelar a Campbell buscando a un nuevo héroe. Y así encontró a Rey, una joven que sobrevive en un planeta llamado Jakku juntando chatarra y vendiéndola. La “fuerza” es poderosa en ella, más que en Luke, por ende, y como heroína, deberá atravesar el viaje que Campbell plantea en su obra; la separación, iniciación y retorno. Esto da a suponer que para afrontar a los nuevos villanos recibirá el entrenamiento de Luke para luego retornar a la lucha final siendo Jedi para dar equilibro a la galaxia.

Al igual que sucediera con Darth Vader en la vieja trilogía, del nuevo villano Kylo Ren, se sabe lo justo. Recibió entrenamiento de Snoke, Líder Supremo de la Primera Orden que al igual que los Sith, usa el lado oscuro de la fuerza. Esto llevó a Ren a seguir el sendero de Vader, que lo transita apelando desesperadamente a su figura, casi como idolatría pagana. Estos aparentes “cabos sueltos”, son los que podrán más adelante dar vida a otras películas, fuera de la nueva trilogía que inició en este 2015, o simplemente, enriquecer la misma historia.

Kylo Ren (Adam Driver), el  villano de la nueva saga. A diferencia con Vader, sufre una lucha interna, ya que pese a nutrirse del lado oscuro de la fuerza, aún siente "la luz".
Kylo Ren (Adam Driver), el villano de la nueva saga. A diferencia con Vader, sufre una lucha interna, ya que pese a nutrirse del lado oscuro de la fuerza, aún siente “la luz”.

La diferencia entre Kylo Ren y Darth Vader radica en la debilidad del primero. Se nutre del lado oscuro, pero sufre por la “luz” que aún siente, detalle que lo vuelve más vulnerable. Su lucha interna lo transforma en un villano “más humano”, que creo que es el punto más interesante en este caso.

La nueva entrega de Star Wars es moderada en efectos. Los tiene, porque es una épica espacial, pero funcional al relato y acorde con las viejas películas. J.J. Abrams sólo mejora con nueva tecnología, pero sin exagerar, los efectos especiales que Lucas logró a finales de los 70 y mediados de los 80 y vuelve a tener en cuenta, al igual que Lucas, las batallas de documentales de la Segunda Guerra Mundial. Lo interesante es que la cinta se sostiene más que nada en la historia y en la nueva travesía del héroe, en este caso heroína (Rey), que verá en las siguientes entregas, la importancia que tendrá su figura en la misma cultura del universo de Lucas. Y, fiel a Campbell, deberá atravesar las etapas que su destino le espera.

Que la fuerza la acompañe.

Para continuar leyendo, registrate gratis.
Registrate GRATIS ingresando tus datos.*

A este número de celular te enviaremos el código de activación.

¿Ya estás registrado? Hacé click aquí.

  • Acceso completo a todas las publicaciones del día, sin restricciones.
  • Información al instante, de todas las novedades, primicias y las historias más compartidas.
  • Además, accedés a videos, fotos y artículos de todo lo publicado anteriormente en el portal.

¿Porqué cobramos suscripción?

(*) Gratis por 7 días.