Un bochorno llamado Aníbal Pachano

Carta abierta a una persona que por más que use tacos, siempre le va a faltar altura.

IMG_9679
Foto: Juan Manuel Salinas A.

por JUAN MANUEL SALINAS  A.

Señor Aníbal Pachano, le escribo para decirle que ha perdido el control, las formas y el sentido común. Le escribo para explicarle que su forma de comportarse en Baila Conmigo Paraguay ya no forma parte del show, sino de la mala educación e incoherencia.

La noche del jueves 26 de noviembre de 2015, quedará en la historia de este programa, como la noche en que usted abandonó el profesionalismo para dar rienda suelta al sinsentido y a la histeria incontrolable. No solo faltó el respeto a los participantes, sino que una vez más demostró su incoherencia.

La polémica explotó cuando se mostró la foto que Pati Ginzo alzó a las redes sociales donde se ve claramente como el jurado del Baila no prestaba atención al baile de Mortero Bala y Mili, la Kchorrita. Cuando usted, Mila y Calderini intentaron recrear en piso la foto para explicar lo inexplicable, y de paso burlarse, quisieron que Mili y Mortero se prestaran para el patético show. Como ambos se negaron, usted señor Pachano, molesto y en medio de la acostumbrada risa tonta de Calderini – que la hace con el micrófono pegado a la boca para llamar la atención – se dirigió despectivamente a Mili.

El jurado del Baila. Foto: Juan Manuel Salinas A.
El jurado del Baila. Foto: Juan Manuel Salinas A.

Literalmente le dijo en tono burlón: “Ay, no te prestes Kchorrita, no te prestes para nada. No tenés humor. Si hay algo que no tenés es humor”. Mili, seria, solo le respondió: “Yo no soy simpática, solo soy cantante”. Usted, interrumpiendo en forma infantil, me acordé de las clásicas peleas escolares, acotó: “Por eso, se nota”.

Mi pregunta, señor Pachano; ¿es esta la forma de comportarse? Luego, le hicieron hablar a un médico que explicó que en el momento en que Pati Ginzo hizo la foto le sangraba la nariz. Esa sería la razón por cual usted no estaba mirando el baile. Buena jugada, es creíble, aunque no para mí. Había que salvar la metida de pata, ¿no es así? Y acudieron al médico.

Desde que comenzó el programa, usted perdió la brújula y ha caído en repetidas contradicciones. Y el caso más específico es en relación a Mortero, de quien en los primeros programas dijo que tenía “oído” y bailaba. Pero luego, en emisiones posteriores, decidió que no bailaba. Ni siquiera tuvo reparos en sus limitaciones obvias; su estatura, sus piernas cortas y su sobre peso. Aún así, y pudiendo hacerlo, Mortero no se victimiza. Y acá debo referirme a los comentarios de Mila Melul, a quien si bien conozco y tengo buen relacionamiento, no puedo evitar marcar su error. Queda así en evidencia la forma como protegen a Liz Galeano, que todos conocemos con el apodo de Rico Comidita. Mila, le manifestó que tiene en cuenta que no baila y lo difícil que es para ella.  ¿Y no es difícil el baile para alguien que tiene enanismo como Mortero? ¿Dónde está el criterio ahí? Y si le sumamos que lo que hizo Rico Comidita y su bailarín en la última presentación no fue una parodia, sino apenas un intento de imitación, llegamos a la conclusión que no tiene el menor sentido haberle puesto un 10. ¿El nombre del ritmo con que la producción bautizó no se llama acaso Parodia dance? Parodiar no es imitar, Dios mío, usen el diccionario.

La foto de la polémica. El jurado distraído mientras Mortero y Mili Bailan.
La foto de la polémica. El jurado distraído mientras Mortero y Mili Bailan.

Luego tenemos al sobrevalorado  Gustavo Cabañas. Por favor, señor Pachano, ustedes aplauden cualquier disparate que hace Cabañas. En el baile de Gustavo y Clara Franco del Parodiando dance, los dos tuvieron fallas. Pero usted solo le llamó la atención a Clara. Y hasta cometió la tontería de decirle: “Esto va para vos, Clara. Ponéte las pilas. Estás arruinando el trabajo de Cabañas, y esto es un dúo”. Entiendo que usted es amigo de Gustavo, viajó con él a Buenos Aires y este lo acerca en su vehículo al hotel luego de cada programa. Y está bien, para eso están los amigos. Pero se deben separar las cuestiones.

Todos saben que mi novia está en el programa como coreógrafa. Y todos fueron testigos como ella hizo brillar a la actriz Lourdes García cuando bailó vestida de Doña Florinda. ¿Se acuerda? Todos pusieron la nota más alta; 10. Pero claro, tenían que ningunear. Calderini lanzó su veneno: “Ella te ayudó”, dijo mientras que usted, afirmó que el trabajo había salido bien porque se siguió los consejos que le había dado una semana antes. Lo que usted no sabe es que esa coreografía estaba lista, antes de sus consejos. A donde quiero ir es que cuando hay puntos cuestionables, acosan al coreógrafo. Y cuando este hace un buen trabajo, no se debe a él, sino a que ayuda la figura o porque están los consejos de los “semidioses”. Por favor, no pueden ser tan ridículos. Si seguimos el criterio de Calderini, los grandes coreógrafos del mundo no serían tales porque trabajan con bailarines profesionales. Quiere decir, por citar un ejemplo, que el célebre coreógrafo francés Roland Petit fue una suerte de “perejil” cuyos trabajos trascendieron mundialmente solo porque sus bailarines “lo ayudaron”. ¿En serio ustedes son profesionales de la danza?

Foto: Juan Manuel Salinas A.
Foto: Juan Manuel Salinas A.

Ahora bien. En los programas como el Baila, prima siempre el show, es comprensible. El show, la polémica, el debate, pero usted le huye a todo y ataca al que se le enfrenta. Y siempre asume esa postura de superioridad cuando todos sabemos que no tiene un nivel más alto que los coach del Baila. Usted no es un referente de la danza argentina, es apenas un referente de la tv chatarra del país vecino donde llegó a la máxima torre cuando protagonizó uno de los espectáculos más bochornosos de la televisión argentina; sus ridículas peleas con Graciela Alfano y sus paseos por los programas de farándula de Buenos Aires derrochando mediocridad hasta por los poros.

Bájese del pedestal, señor Pachano. No está a la altura de Julio Bocca y Maximiliano Guerra por haber creado el grupo artístico Botton Tap. Bájese de ese trono de barro que construyó, porque por más que use zapatos con tacos, no tiene altura. Creo que debería ser más respetuoso. Se le abrió las puertas de este país y usted se comporta como un estúpido que recién comienza a trabajar en televisión.

Con Tinelli usted no actuaba así, tal vez porque en Ideas del Sur, lo tenían a “raya” y no le permitían comportarse como un novato mediático. Y es obvio que usted acá, subestima el ambiente.

Reflexione, capacite y pida disculpas. De paso aprenda, que nunca es tarde.

Foto: Juan Manel Salinas A.
Foto: Juan Manel Salinas A.

 

Para continuar leyendo, registrate gratis.
Registrate GRATIS ingresando tus datos.*

A este número de celular te enviaremos el código de activación.

¿Ya estás registrado? Hacé click aquí.

  • Acceso completo a todas las publicaciones del día, sin restricciones.
  • Información al instante, de todas las novedades, primicias y las historias más compartidas.
  • Además, accedés a videos, fotos y artículos de todo lo publicado anteriormente en el portal.

¿Porqué cobramos suscripción?

(*) Gratis por 7 días.