Carta abierta al que considero un “nazi homosexual”

Simón Cazal, cara visible de la ong Somos gay, lanzó una acusación falsa contra la Fundación San Rafael. ¿Se hará responsable?

CAZAL
Foto Diario Popular.

Estimado Simón Cazal. Siempre entendí tus luchas, por más que creas que soy homofóbico debido a algunas posturas personales ante ciertos aspectos.

Curiosamente, fui uno de los primeros que te dio prensa cuando comenzaste con tu militancia. ¿Te acordás? Escribía en ese tiempo en el diario Crónica y vos me llamaste a la redacción porque ibas a lanzar la web de la ong Paragay. Te hice la entrevista, no solo porque era noticia, sino porque me resultaba justo tu reclamo.

Tiempo después volví hacerte una nota para la revista TVO. En ese tiempo estaba escribiendo un artículo sobre la “movida gay” en Asunción. Luego, cuando vos lanzaste una campaña para que los padres no rechacen a sus hijos homosexuales, volví a hacerte una entrevista. A la par, también he entrevistado a otros activistas como Miguel Auad, de CHOPA (Comunidad Homosexual de Paraguay). Con esta intro te estoy diciendo que difícilmente sea homofóbico con tanto espacio que di en los medios a estos temas.

Pero tu militancia gay, Simón, hoy se ve opacada por una actitud autoritaria y extremista, muy acorde con aquellos nazis homosexuales que tuvo Hitler en sus filas, bajo el ala de aquel oficial alemán gay, Capitán Ernst Röhm, que gustaba reclutar jovencitos para sus “Camisas Pardas”. Por supuesto, antes de La noche de los cuchillos largos.

El padre Aldo Trento en la clínica de su fundación. Foto: abc color.
El padre Aldo Trento en la clínica de su fundación. Foto: abc color.

Pero vayamos al tema en cuestión. En una entrevista que diste a radio Ñanduti mentiste descaradamente sobre la Fundación San Rafael. Puntualmente dijiste:

“Él (Padre Trento) hablando de enfermos de sida, es espantoso ese hombre. Te juro, que  mientras antes se muera, mejor. Yo tengo muchísimos amigos que han muerto por culpa suya.  O sea, no tengo nada que guardarme con este señor”.

Ante la consulta de la periodista Yehimy González de las razones de tanta crudeza en tus palabras, seguiste con tu verborragia:

“Porque él sigue considerando que el sida es una enfermedad terminal. Le engaña a la gente, le dice que deje de tomar su tratamiento para que el dios le cure. ¿Entendes? Una estupidez así”.

Yehimy, aún más sorprendida, te preguntó si ese era el sistema de la clínica del padre Aldo Trento. Vos, continuaste cargado de odio.

“Él no tiene una clínica, tiene un ‘sidatorio’, un lugar donde la gente se va a morir”.

¿Quién te dijo que en la clínica no se da tratamiento, Simón? ¿Quién te dijo que no se toman medicamentos a pedido de Trento porque todo está en “manos de Dios”? ¿Cómo llegaste a este extremo? ¿En qué momento te convertiste en un “Camisa Parda”?

En la clínica del padre Aldo Trento, estimado Cazal, hay médicos. Enfermeras y voluntarios que trabajan para los pacientes que alberga el lugar. Y siguen tratamientos y toman los medicamentos que se compran en la misma fundación o se consiguen gracias a donaciones. Pacientes incluso que son derivados allí porque saben que los mismos seguirán en forma los tratamientos. No sólo eso. Hay atención gratuita de Clínica médica, Cardiología, Dermatología, Cirugía vascular, Ginecología, Oftalmología, Pediatría, Odontología, Traumatología, Nutrición, Psicología.

simon

Te cuento más. El padre, al que vos le deseaste la muerte, ha atendido a travestis y prostitutas. Incluso, había una travesti que llegó a vivir en la Fundación, ayudando al cura en su labor. Una travesti a la que muchas personas, incluyendo su propia familia, le habían dado la espalda.

Hacé toda la crítica que quieras, estás en tu derecho. Pero no mientas, no inventes, no difames, no pretendas desacreditar afirmando disparates. ¿Qué clase de activista sos? ¿En serio crees que haciendo acusaciones falsas haces un bien a la comunidad homosexual? Y si El papa Francisco a través de la Conferencia Episcopal Paraguaya te hace una invitación, no respondas que desde un inicio “No es una prioridad para nosotros atenderle al Papa”. Sos activista, sos político. Que poca visión estratégica tenes. ¿O sos igual que los congresistas que solo “calientan sillas”?

Este no es el camino, estimado Cazal. No pretendas exigir tolerancia siendo intolerante y fomentando el odio como un verdadero nazi. Deberías comenzar a preguntarte porque tenes detractores en la misma comunidad gay. Y no desvíes el tema hablando en tu muro del facebook de lo difícil que fue tu vida porque no es lo que se discute. El punto es que hiciste una acusación desde la mentira. Y lo más torpe, sin pruebas. Aunque creo que forma parte de tu táctica. Lanzás un embuste como el que dijiste en radio Ñanduti sabiendo que existen muchos imbéciles que no debaten en forma y se van por el lado de la sexualidad llenándote de insultos. ¿Qué conseguís con esto? Victimizarte y llamar la atención, algo clave para tu ong. Pero no todos son tontos, Simón. No se trata de creyentes vs no creyentes. Ni gays vs heterosexuales. Se trata de no mentir. ¿O sos de los que piensan que “el fin justifica los medios”?

Ubicate, “Simón Cazal Camisa Parda”. La tolerancia que exigís debe comenzar en vos.

 

Juan Manuel Salinas Aguirre

CI: 1.140.935

Para continuar leyendo, registrate gratis.
Registrate GRATIS ingresando tus datos.*

A este número de celular te enviaremos el código de activación.

¿Ya estás registrado? Hacé click aquí.

  • Acceso completo a todas las publicaciones del día, sin restricciones.
  • Información al instante, de todas las novedades, primicias y las historias más compartidas.
  • Además, accedés a videos, fotos y artículos de todo lo publicado anteriormente en el portal.

¿Porqué cobramos suscripción?

(*) Gratis por 7 días.