Carta abierta a Ruth Alcaraz y Paola Peralta sobre las drogas

Un escrito dirigido a dos personas que no reparan en contar sus miserias como si fuera un show mediático.

por JUAN MANUEL SALINAS A.

Me dirijo a ustedes, Ruth Alcaraz y Paola Peralta,  para comentarles que no les vi una sola pizca de honestidad cuando manifestaron a los medios que habían padecido adicción a las drogas.

No es maldad, ni falta de respeto, no confundan. Pero sí una llamada de atención para que reflexionen la serie de payasadas que estuvieron haciendo.

Esa exposición, ¿en serio la quisieron? ¿En serio debemos creer que hicieron público que consumían cocaína y pastillas en un “arranque de sinceridad” intentando dar consejos a los jóvenes?

Por favor, señoritas. Si tan preocupadas están por la drogadicción en la sociedad, dejen de ir a programas de farándula o de dar entrevistas a secciones de espectáculos de los periódicos porque eso no ayuda.

Si en serio quieren colaborar, vayan al Centro Nacional de Control de Adicciones, que depende del Ministerio de Salud Pública y Bienestar Social, y ofrezcan dar charlas a los jóvenes internados. Pero hacerlo en televisión. ¿Para qué?

Comprendo en el fondo, en serio. Entiendo que vos, Paola, estabas desaparecida. Y esto es una forma de regresar “al ruedo”. Y también te comprendo a vos, Ruth, que ya nos tenes acostumbrados a los escándalos mediáticos. Seguís intentando ingresar a un medio, buscando esa pantalla que tanto queres y no lográs. Lamento decirte que este no es el método.

No voy a culpar a los medios, porque nadie las obligó a relatar sus miserias. Ustedes solas decidieron abrir la boca con historias que pudiendo ser constructivas, se convierten en patéticas, debido a la forma estúpida en que son lanzadas, y que gracias a un público mediocre que consume sin empacho, queda para algunos desorientados como experiencias serias de vida.

No dijeron nada nuevo. ¿Que en el ambiente de farándula hay drogas? ¡Novedad! Por supuesto que hay, al igual que en el ambiente periodístico, modelaje, político y hasta cultural. Y en parte, gracias a los miles de narcotraficantes que mantienen a muchas de las modelitos que trabajan en los canales. ¡Todas saben quienes son!

Cuenten toda la historia si tanto quieren hablar. ¡Vamos! ¡Anímense! Dejen el show barato y hablen de los aduaneros y contrabandistas que les pagan las drogas y lujos a las miles de chicas mediáticas. Ustedes, Ruth y Paola, ¿conocen a algunos? Hablen de los excesos reales, no de “baratija farandulera” que solo sirve para el show televisivo.

Si es honesta la intención de ayudar, busquen otro camino. Aléjense del mundo mediático y acérquense al real, donde las luces del “espectáculo” no llegan.

¿Lo pueden hacer?

Para continuar leyendo, registrate gratis.
Registrate GRATIS ingresando tus datos.*

A este número de celular te enviaremos el código de activación.

¿Ya estás registrado? Hacé click aquí.

  • Acceso completo a todas las publicaciones del día, sin restricciones.
  • Información al instante, de todas las novedades, primicias y las historias más compartidas.
  • Además, accedés a videos, fotos y artículos de todo lo publicado anteriormente en el portal.

¿Porqué cobramos suscripción?

(*) Gratis por 7 días.