Cuando el artista actúa ante mafiosos

Que artistas se presenten ante personas fuera de la ley no es algo nuevo. Los ejemplos en el mundo abundan. No es ilegal pero, ¿es moralmente correcto?

Frank Sinatra y miembros mafiosos de la “familia” Gambino. Esta foto fue una de las pruebas que presentó la fiscalía en su momento para investigar al cantante debido a sus vinculaciones con el hampa.

por JUAN MANUEL SALINAS A.

Luego que saltara la foto de Nadia Portillo junto a Zuni Castiñeira y el narcotraficante Clemencio González, alias “Gringo”, los comentarios en las redes sociales no pararon. Algunos defendieron a Nadia, alegando que solo fue a cantar, otros, ponían en duda la moral alegando la famosa frase, “Dime con quién andas, te diré quién eres”.

Que Zuni haya estado en esa foto no sorprendió a nadie. Pero la imagen de Nadia en la foto, sí fue una sorpresa, sobre todo para los fans.

Aquella imagen fue encontrada en el allanamiento de la casa de “Gringo”. Alguien en ese lugar reprodujo la foto con un teléfono celular y de allí fue a parar al mundo mediático. La original fue tomada aparentemente por un fotógrafo de Pedro Juan Caballero en un cumpleaños. Nadia aseguró que no recuerda en qué Ciudad, pero posiblemente haya sido Pedro Juan Caballero. También explicó que Zuni fue invitada y que la misma ya estaba cuando llegó a la fiesta, que se llevó a cabo en un salón de eventos de la ciudad.

Pero que artistas actúen para ciertas figuras de dudoso “currículum” no es extraño, ya que a veces, ni saben quienes los contratan. Los cumbieros, por ejemplo, van continuamente a Pedro Juan Caballero. Claro, actúan en discos, fiestas públicas o en el club Amambay. El punto, son las fiestas privadas.

Zuni Castiñeira, Nadia Portillo y el narcotraficante Clemencio González, alias “Gringo”.

Históricamente, los artistas han estado en más de una oportunidad muy cerca de figuras fuera de la ley, ya sea a sabiendas o no. El célebre presentador de noticias y humorista Jay Leno relató en una conversación con Jerry Seinfeld en el programa de este último, Comedians in Cars Getting Cofee (Comediantes en Autos tomando Café) que en una oportunidad fue contratado para una fiesta con la idea de que hiciera algunos monólogos. Cuando llegó, se dio cuenta que estaba entre mafiosos italoamericanos al mejor estilo El Padrino.

Se encuentra también la famosa anécdota de que en una oportunidad, la gente de Pablo Escobar contrató al Puma Rodríguez para cantar durante una cena. Esto fue planteado por la serie El patrón del mal, donde el Puma aparecía con el nombre de Pantera. Incluso, se hablaba de una golpiza que recibió Rodríguez luego de que este le cantara a la esposa del narco colombiano. El cantante venezolano desmintió esta versión durante una entrevista con Ismael Cala, aunque explicó que nunca se puede saber quienes contratan a los artistas. No obstante, existe una foto del Puma con la esposa de Pablo Escobar.

Frank Sinatra tuvo sólidos contactos con la mafia, consecuencia de la misma fama de artista. Fue amigo del mafioso Sam Giancana, con quien incluso tuvo negocios en los clubes nocturnos. También se hablaba de relaciones con Lucky Luciano, considerado el padre del crimen organizado.

Carlos Villagrán, el popular Quico de la serie, dijo en una oportunidad que Chespirito actuó para narcotraficantes, incluyendo el célebre Pablo Escobar y figuras del Cartel de Cali, contrario al cartel de Medellín, donde Escobar era la cara visible.

El Puma José Luis Rodríguez junto a la esposa de Pablo Escobar Maria Victoria Henao

En el ámbito local, Nadia no es la única artista que ha ido a actuar a Pedro Juan Caballero. Susy Sacco con su ballet, se ha presentado en el hotel de Gandi Jamil Georges, hermano de Fadh Yamil, considerado el “rey de la frontera”. Aunque afirman que él no está vinculado al negocio de las drogas como el hermano.

Las modelos no son artistas, pero algunas son llevadas a la zona para fiestas privadas de personas ligadas al narcotráfico. Cuentan que un gran “consumidor de modelos”, era Carlos Rubén Sánchez Garcete, alias “Chicharõ”, el ex diputado suplente y vinculado a casos de narcotráfico. Decían que solía organizar fiestas con modelos de Asunción que mandaba llevar a Capitán Bado.

En principio los artistas deben averiguar bien para quienes actúan, no pueden desconocer, por más que los contratos los manejen otras personas.

En el caso que sepan, la cuestión gira en el pensamiento de cada uno. Ilegal no es, está más que claro. Uno ofrece un servicio y el mismo lo tiene el que paga. Pero, ¿es moralmente correcto?

En un país donde el significado de la tan gastada palabra “narcopolítica”  ha marcado el destino del país, incluyendo el célebre 2 y 3 de febrero de 1989, es más que importante hacerse esa pregunta.

Si un artista se presenta ante narcotraficantes, la línea entre la complicidad y la “simple contratación”, es demasiado delgada. Y el cruce, está a un paso.

Para continuar leyendo, registrate gratis.
Registrate GRATIS ingresando tus datos.*

A este número de celular te enviaremos el código de activación.

¿Ya estás registrado? Hacé click aquí.

  • Acceso completo a todas las publicaciones del día, sin restricciones.
  • Información al instante, de todas las novedades, primicias y las historias más compartidas.
  • Además, accedés a videos, fotos y artículos de todo lo publicado anteriormente en el portal.

¿Porqué cobramos suscripción?

(*) Gratis por 7 días.