Director de cine nacional, cuestiona a la academia de cine de Paraguay

En un escrito publicado en una de sus cuentas de redes sociales, Enrique Collar, director de Costa Dulce, criticó el proceder de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas del Paraguay

Enrique Collar, artista plástico y director de cine.

 

Enrique Collar, artista plástico y director de cine paraguayo radicado en Rotterdam, Holanda, escribió en su muro del Facebook su postura ante las disculpas que recibió de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas del Paraguay, debido a que su película Costa Dulce, al igual que Latas Vacías, no fue tenida en cuenta para enviarla a los Premios Ariel, de México, debido a que ambas cintas, no tenían estreno comercial en salas cinematográficas.

El escrito pone en duda el proceder de la academia y apunta en varios pasajes, que el fin era beneficiar a Luna de cigarras, película de Jorge Díaz de Bedoya, marido de Dea Pompa, presidenta de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas del Paraguay

Transcribimos la carta de Collar a la que tituló “Aclaraciones antes del oparei”

“Recibí las disculpas formales de Dea Pompa (presidenta de la Academia del cine paraguayo) al igual que lo hiciera con la producción “Latas vacías”. La intención de dicha carta es “preservar la Institucionalidad”. Y me parece correcto, estamos para construir. Acepto sus “errores involuntarios”, como menciona en la carta, somos humanos. Pero no aceptaré que a nivel Institución todo siga normal; ella sin renunciar al cargo y la no impugnación al envío de los Premios Ariel; dos puntos lógicos que ambas producciones sostuvimos en un momento ante las instancias que se había llegado.

Por qué renuncié a inscribir mi película “Costa Dulce” a los Premios Ariel que la AACCPY debía elegir para postular.

 

Secuencia de Costa Dulce, la última película de Collar.

 

El 12 de diciembre de 2013, Dea Pompa me escribió a Holanda diciendo que según sus averiguaciones era suficiente un estreno en el Teatro Municipal de Asunción para nominar Costa Dulce a los Premios Ariel (Academia de México). Esto debía ser por una semana y antes del 31 de diciembre de ese año. Propuesta algo acelerada y que lógicamente no acepté. Ni la productora más fuerte de Asunción aceptaría esto; una aventura imposible que se podría llamar “como matar a una película nacional en menos de veinte días”. Pero lo más triste fue no haber escuchado de su parte un “te apoyamos”, “lo hacemos juntos”, ya que en definitiva era más un interés suyo en nombre de la naciente Academia, que contaba con apenas unos meses de vida en ese entonces.

Escrito de Enrique Collar en el muro de su cuenta de Facebook

A mediados de Agosto de 2014 Meli Peña (Directora del Centro Cultural Paraguayo Americano) me ofrece el CCPA para el estreno de Costa Dulce, con fecha del 1 al 6 noviembre (7 días consecutivos y a 20.000 Gs la entrada). Este era el único hueco que la agenda del Teatro tenía para esas fechas. Meli ni idea del premio Ariel y la Academia se había olvidado de Costa Dulce para ese entonces, eran días del embrollo protagonizado por los Premios Goya. Después de este bochornoso episodio, Dea Pompa anunció por la prensa que renunciaba a la presidencia de AACCPY, pero claro, “Luna de Cigarras” ya estaba como película nominada por Paraguay al premio español.

Solicité las bases del Premio Ariel a la Academia y Dea (que había vuelto) me aclara: “es necesario haber estrenado 7días en salas comerciales”. (¿Cómo? ¿En qué quedamos?) Voy a las bases de la Academia mexicana y dice textualmente: “películas que hayan sido exhibidas comercialmente en sala cinematográfica de su territorio nacional, cuando menos siete días consecutivos, entre el 1 de enero y el 31 de diciembre de 2014”.

 

Dea Pompa, presidenta de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas del Paraguay.

O sea, Costa Dulce estaba en regla según su primera intención, cuando no había otra película en juego. Pero algo hizo que cambiara de opinión. ¿Miedo a la competencia? Si cualquier producción nacional o de dónde fuera debe someterse a competencia entre 1000 o 2000 películas para poder entrar en una programación de un Festival importante, esto es normal.

Y en caso que la regla sea estricta “sala comercial de Shopping” ¿Por qué la Academia antes de rechazar “Costa Dulce” y “Latas Vacías” no intentó explicar a México la realidad del cine paraguayo y batallar para que la sala del CCPA, o el Cine que la productora de “Latas Vacías” acondicionó en Coronel Oviedo sean consideradas también “salas cinematográficas”?

Hice cine paraguayo durante más de una década y pude difundirlo por el mundo sin ningún tipo de apoyo Institucional. La obra es la que abre puertas, al menos en el exterior. Apoyo las organizaciones, pero si de entrada hay irregularidades con procedimientos sospechosos y con un objetivo único, estamos mal, sólo contribuiremos a que los megalómanos ocupen poder.

Lo que fuera y lo que se cocine en la AACCPY sólo ellos lo saben. Por todo esto decidí no ser parte del estofado y continuar mi compromiso de hacer y difundir cine paraguayo por el mundo como lo hice hasta ahora.

Mi conclusión es que todo esto ha sido un despropósito desmedido para un objetivo fallido.

 

Rotterdam, 14 de enero de 2015, Enrique Collar

 

Para continuar leyendo, registrate gratis.
Registrate GRATIS ingresando tus datos.*

A este número de celular te enviaremos el código de activación.

¿Ya estás registrado? Hacé click aquí.

  • Acceso completo a todas las publicaciones del día, sin restricciones.
  • Información al instante, de todas las novedades, primicias y las historias más compartidas.
  • Además, accedés a videos, fotos y artículos de todo lo publicado anteriormente en el portal.

¿Porqué cobramos suscripción?

(*) Gratis por 7 días.