¿A quién representa una Miss? Respondo; a ella misma

La vieja creencia de que una Miss es una embajadora, es apenas un cuentito rosa. Pese a eso, la misma sociedad cree la mentira y la adopta.


por JUAN MANUEL SALINAS A.

Hasta el cansancio escuché que una Miss es la embajadora de un país, además de exportadora de cultura. Sin olvidar por supuesto, que es una “digna representante de belleza”. Y, lo que es mejor, se dice también que una Miss debe ser completa. Entiéndase por eso, linda por fuera, linda por dentro. Culta, preparada, y con una serie de adjetivos que suena lindo escuchar.

Sinceramente, y me hago responsable de mis palabras, los certámenes de belleza representan una gran mentira.

No sólo es un carnaval de “figuretismo” barato, sino una “orgía” de falsedad, bochorno y estupidez crónica.

Las Misses no representan nada, sólo a ellas mismas. Expresan que se preparan años, tratando de hacer creer que en el día del certamen llegan con solidez intelectual, cuando en realidad, “aterrizan” aprendiendo de memoria las preguntas y respuestas que estudian como niñas de primaria. Por favor. Dejémonos de mentirnos a nosotros mismos.

La cultura de los pueblos se perpetran en su literatura, en su cine, en su teatro, en su música, en su historia. La cultura de los pueblos no está en los certámenes de belleza. La imagen de un país, no viaja con las Misses a los concursos internacionales. Es más, ninguna chica quiere ser Miss para “representar al país”. Ellas sólo quieren ser famosas y viajar con el ego por las nubes. Y está bien por un lado. Si es lo que ellas quieren, genial. Cada uno es feliz como desea. Pero dejemos de decir que una Miss es una embajadora cuando es sólo “una chica linda”.

Las Misses son sólo Misses y ahí termina la cuestión. Por más que intenten demostrar que les preocupan los chicos de la calle, los indígenas sin tierras y levanten la voz en los concursos internacionales afirmando que admiran a Mandela y Gandhi. Qué gran parodia la película Miss Simpatía con Sandra Bullock, cuando las candidatas afirmaban que querían la “Paz Mundial”.

A lo largo de la historia hemos tenidos a grandes embajadores de la cultura paraguaya. Luis Alberto del Paraná, José Asunción Flores, Augusto Roa Bastos. Podría pasarme horas escribiendo.

Hoy día, y buscando representantes de la belleza actual paraguaya, se me ocurren cinco nombres. Tana Schémbori, Paz Encina, Berta Rojas, Renate Costa y Lali González.

Viajaron – y lo siguen haciendo – mostrando la belleza real. Aquella que se nutre de vida y luce el mejor de los vestidos; el del arte.

El país no necesita Misses. Pero las candidatas sí necesitan ser Misses.

 

Para continuar leyendo, registrate gratis.
Registrate GRATIS ingresando tus datos.*

A este número de celular te enviaremos el código de activación.

¿Ya estás registrado? Hacé click aquí.

  • Acceso completo a todas las publicaciones del día, sin restricciones.
  • Información al instante, de todas las novedades, primicias y las historias más compartidas.
  • Además, accedés a videos, fotos y artículos de todo lo publicado anteriormente en el portal.

¿Porqué cobramos suscripción?

(*) Gratis por 7 días.