Maximiliano Guerra: “La vida de un bailarín implica mucho esfuerzo, la búsqueda de la perfección”

Maximiliano Guerra concedió una conferencia de prensa, el marco de la presentación de la obra “Carmen” y “Tango Paradiso”. Además del ballet de 12 bailarines en escena, lo acompañará su esposa, la bailarina Patricia Baca Urquiza. El bailarín habló para Epa!

Maximiliano Guerra. Foto: Mauro Bordón.

“Para esta obra me inspiró mi mujer; Carmen es una historia que está en el imaginario colectivo. Empezó con una coreografía, luego fuimos adaptando. La obra escrita pertenece al escritor francés Prosper Mérimée. Decía el autor: ‘Carmen era tan bella y tan maravillosamente seductora que seducía hasta a las flores. Tiene poco vestuario, poca escenografía, el motivo; no quería que el público se distraiga”, expuso.

“Con respecto a mi trayectoria, mirá, yo empecé a los 14 años, era muy inquieto, mi madre ya no sabía que hacer conmigo. Jugaba al fútbol, en River, a los 13 años. Un día después del entrenamiento acompañé a mi hermana a la danza. A mi me gustaba la danza, el gimnasio. En esa época había sólo un pianista. Ahí empecé a bailar, me empezó a gustar. Al año siguiente me seleccionaron en el teatro Colón. Recuerdo que hice del hijo de Spartacus. Entonces me entró  esta cosa del sonido de orquesta, los 2000 espectadores mirando. Ahí decidí que lo quería hacer para toda la vida”, manifestó.

“Muchas veces me pregunté qué pasa si la pirueta sale mal, actuá—me decía a mí mismo—. Ahí descubrí que somos actores sin palabras”, adujo.

“Es algo que nunca lo soñé. Me llegó, conocí muchos países, muchas culturas, formas de vida. Conocer lugares del interior donde no hay teatro. Personalmente el teatro del BCP me parece un buen teatro, es el mítico donde entrás en un estado de silencio. Y el silencio es un estado de encuentro”, comentó.

Maximiliano Guerra en conferencia de prensa en el Hotel Paraná de Asunción. Foto: Mauro Bordón.

Respecto al motivo de su ingreso al show más visto de la tv argentina, Bailando por un Sueño, su respuesta fue lacónica —Por plata—, dijo entre risas.

Luego habló de la magia de la televisión. “Gracias a la televisión también se llega a todos los hogares”, señaló.

“Este año acepté, ya me lo venían ofreciendo. Con mi mujer aceptamos y nos dimos cuenta que uno aprende, antes no bailaba Cumbia, lo aprendí, después veo que es colombiana. Y ritmos que no manejo, al igual que haya chicos que no hacen ballet. También está Eleonora Cassano, Hernán Piquín”, puntualizó.

En relación al reemplazo de Jorge Moliniers

“Estoy muy contento con él, es un chico con mucho talento. Mucha humildad. Me puse muy orgulloso de que lo elijan. Es muy importante para nosotros respetar el sueño por el cual bailamos. Tiene que pensar que por algo lo llamaron. Me reemplazó para el cuarteto. Me encanta Paraguay, a mis hijas las criaron paraguayas”, exclamó.

Maximiliano Guerra en conferencia de prensa. Foto: Mauro Bordón.

Acerca de la vida de un bailarín

“Implica mucho esfuerzo, la búsqueda de la perfección y la excelencia. La disciplina tiene que ver con el deseo de uno de hacer las cosas bien, creo que nos pasa a todos. Saber que si mayor dedicación le ponés a una cosa, mayor será el resultado. El cuidado debe ser, no obsesivo tampoco. Son aproximadamente entre seis a ocho horas de ensayo diario”, explicó.

Habló de su punto de vista sobre las nuevas generaciones y los prejuicios

“Yo creo que hoy en día en el mundo entero hay distintos lugares y mensajes para distintas cosas. Evidentemente en el teatro Colón vas a ir a ver un espectáculo magistral, majestuoso como un Lago de los Cisnes.  La bella durmiente, que en un teatro privado es difícil por la inversión económica. En una compañía privada es imposible. En lo privado vas algo menos esperado que en el Colón, del Estado. Por el presupuesto que implica. Una compañía con 20, 25 bailarines, no llega a los recursos. Aparte salen de gira, y los teatros son chicos. Después está la magia de la televisión que lleva el teatro a las cámaras” (sic).

“Se van a seguir viendo los teatros líricos del Colón, que no son para elite, dejemos de decir que lo son, antes sí lo era, hoy día ya no. No te dicen que no entres por tu vestimenta. Está al alcance de todos, el tema es cultural porque antiguamente lo era, la gente le tiene miedo” (sic).

El bailararín estará presentando la obra los días 30 y 31 de agosto, a las 21:00 y 20:00, respectivamente, en el Gran Teatro Lírico del Banco Central del Paraguay.

Para continuar leyendo, registrate gratis.
Registrate GRATIS ingresando tus datos.*

A este número de celular te enviaremos el código de activación.

¿Ya estás registrado? Hacé click aquí.

  • Acceso completo a todas las publicaciones del día, sin restricciones.
  • Información al instante, de todas las novedades, primicias y las historias más compartidas.
  • Además, accedés a videos, fotos y artículos de todo lo publicado anteriormente en el portal.

¿Porqué cobramos suscripción?

(*) Gratis por 7 días.