David Dionich y el nacimiento de la Salsa

En Baila Conmigo Paraguay, el cantante intentó corregir a Raúl Melamed relatando cómo nació la salsa y explicando una obviedad. Como músico, debería escuchar más y hablar menos.

David y Silvia Romero bailando salsa. Foto Facebook BCPY.

por JUAN MANUEL SALINAS A.

Hablar de más es un mal tan negativo como el no hablar o explicar mal las cuestiones.

En la última emisión de Baila Conmigo Paraguay, David Dionich y Silvia Romero (Esta última en reemplazo de Guadalupe González) se presentaron con el ritmo de salsa.

Cuando le tocó el turno a Raúl Melamed de dar la devolución, este, hizo varios comentarios en torno a la historia de la salsa. “La salsa se desarrolla en Nueva York, más que en Cuba, aunque nace en Cuba”, dijo Melamed. “Difiero con el profesor Calderini. Yo creo que tiene ese algo de glamour, ese baile de salón justamente por donde se desarrolló. A pesar que es un ritmo autóctono, como esas plantas que crecen en las grietas del asfalto, así se creó la salsa en esa selva de cemento”.

David, desesperado por demostrar que conocía el tema, intentó corregir a Melamed. “En realidad la salsa viene de la percusión de los africanos, de ahí desciende. Quizás, en la época antigua, aprovechaban su tiempo de esclavitud para ser felices”, afirmó muy serio y levantando la ceja.

No contento con esto, agregó: “Ellos utilizaban esa parte. Eso fue a Centroamérica por los negros esclavos de ese momento, de ahí nace en realidad, ahí se fusiona y hoy día la salsa se expande en diferentes estilos”.

Melamed, sonriendo le acotó: “Esa es la prehistoria, pero crece en Nueva york como ritmo”.

David, poco antes de dar su obvia hipótesis sobre la Salsa. Foto: Facebook BCPY 

Existen algunos puntos que son importante señalar. Lo que dijo Dionich es correcto. Es verdad que los ritmos africanos tuvieron que ver en el origen de la salsa. Pero como género no nace de manos de los esclavos negros que llegaron a Centroamérica como dijo luego. Menos que aprovechaban su tiempo de esclavitud “para ser felices”. Supongo que lo que quiso decir es que los esclavos para hacer más llevadera su dura vida apelaban a la música.

Los ritmos africanos estuvieron como influencia en varios géneros latinoamericanos. Desde la música brasileña pasando por el candombe uruguayo, la cumbia y muchos otros ritmos. Los géneros tropicales sobre todo, tienen su origen en África. Lo de Dionich fue más que una obviedad. La cuestión es como esos ritmos se fueron fusionando con otros.

El caso de la salsa como género, comienza a desarrollarse recién a partir de los años 30 alcanzado el auge en los 70, mucho tiempo después que los negros africanos llegaran a Centroamérica “tratando de ser felices”, como dijo Dionich, que por lo visto, no se tomó el trabajo de consultar mínimamente algún libro.

La salsa fusiona varios ritmos caribeños como puede ser el son cubano, son montuno, chachachá, guaracha, mambo, pachanga, rumba, guajiragénero con el jazz y jazz afrocubano.

Tito Puente, músico puertorriqueño. Fue uno de los grandes cultivadores de la Salsa.

Tuvo mucho que ver también el Son, que en los 40 era la música más escuchada en Cuba, y que fuera llevada a Nueva York por inmigrantes puertorriqueños y cubanos. Al llamado Son montuno, incluso, que es una variación del Son, se le atribuye haber sentado las bases de la salsa. Ver acá un ejemplo. Todo esto fue desarrollado por inmigrantes caribeños en Nueva York, como dijo Melamed. Entonces, es ahí donde nace la salsa. Lo que dijo Dionich corresponde a la influencia, no al nacimiento, como volvió a intentar explicar ayer en este mismo medio cuando aseguro: “Él (Melamed) me explicó donde nace la salsa, de donde viene y yo le conté de donde nace”. Curiosamente, Dionich, todavía no se dio cuenta de su error.

El que más escucha, es el que mejor retruca. Dionich no escucha, sólo habla. Hace largas reflexiones que pocas veces llegan a conclusiones serias. Un ejemplo son las amplias reflexiones sobre su relación de amistad con Guadalupe González donde da más vueltas que cachorro de perro jugando con su cola.

Poder de síntesis, David. Si no conocías la historia de la Salsa, lo mejor hubiera sido hacer silencio y escuchar. Simular saber todo, puede ser más dañino que las drogas.

Para continuar leyendo, registrate gratis.
Registrate GRATIS ingresando tus datos.*

A este número de celular te enviaremos el código de activación.

¿Ya estás registrado? Hacé click aquí.

  • Acceso completo a todas las publicaciones del día, sin restricciones.
  • Información al instante, de todas las novedades, primicias y las historias más compartidas.
  • Además, accedés a videos, fotos y artículos de todo lo publicado anteriormente en el portal.

¿Porqué cobramos suscripción?

(*) Gratis por 7 días.