Dallys Ferreira habló con dolor sobre la muerte de su hermano

La modelo paraguaya contó detalles de la muerte de su hermano Jonathan, que en el día de la fecha estaría cumpliendo 21 años.

 

Dallys Ferreira recordó con dolor la temprana partida de su hermano y contó detalles de la dura pérdida que significa para su familia.

La modelo fue contactada por el periodista argentino Jorge Rial, a quien le dijo: “Es injusto por quién era Jonathan, era un luchador de la vida, me emocionaba verlo y escucharlo. Quería crecer y hacer algo más allá de lo común y dejar un granito de arena en este mundo”.

“Fue muy doloroso para mí. Tuvo una discusión con mi mamá y Jonathan empezó a enojarse, había puteado en guaraní, golpeó la mesa y salió corriendo al balcón, fueron segundos que ni Brian (su hermano menor) ni mamá pudieron hacer nada o entender qué pasaba”, relató.

“La muerte no tiene remedio. No hubo oportunidad para que analizara dos segundos, ya era tarde. Mi mamá cuando lo vio correr al balcón, bajó corriendo por las escaleras y mi hermano se asomó por el balcón y lo vio ya tirado”, contó.

“Me traje a mi familia (a Buenos Aires) porque no los podía dejar. No tengo idea qué va a pasar, lo único que sé es que voy a poner todo de mí. Daría mi vida por él, yo ya fui feliz, él tenía todo por vivir. Pero no se puede…”, siguió.

“Yo, cuando me enteré, perdí la razón, es algo que no se puede describir. La vi a mi mamá al día siguiente y no existía, era un ser sin vida. Cuando me vio, me abrazó, lloró y era como un bebé desorientado, desesperado. Ahora está mucho mejor, aunque obviamente siente una gran responsabilidad por lo que le pasó a Jonathan. Mi hermano Brian (de 13 años)  no lo llora adelante de nosotros, se va al baño, pone música y lo llora en la ducha”.

Al final de la nota, Dallys reveló su fe ciega en Dios a pesar de las adversidades: “Tuve momentos que dije ‘quiero dormir para siempre’, pero Dios me salvó la vida”, dijo.

Luego, añadió que “Yo, aunque quisiera, no puedo negar mi fe. Dios fue mi papá, él iluminó mi vida. Intenté enojarme con Dios, al principio me enojé con todos, hasta conmigo porque no estuve ahí para protegerlo. Lo que decía era ‘¿por qué Dios no hiciste un milagro?’. Mi hermano eligió esto en un momento irracional de un impulso”.

 

 

Para continuar leyendo, registrate gratis.
Registrate GRATIS ingresando tus datos.*

A este número de celular te enviaremos el código de activación.

¿Ya estás registrado? Hacé click aquí.

  • Acceso completo a todas las publicaciones del día, sin restricciones.
  • Información al instante, de todas las novedades, primicias y las historias más compartidas.
  • Además, accedés a videos, fotos y artículos de todo lo publicado anteriormente en el portal.

¿Porqué cobramos suscripción?

(*) Gratis por 7 días.