Korn aplastó Asunción en el Personal Fest

En el Día 3 del Festival, y tras casi 10 horas de rock, la banda estadounidense de nu metal demostró por qué es considerada la más grande del género.

Texto: Hugo Cano

Fotos: Noelia Causarano

Casi dos décadas esperaron los fans paraguayos para ver a los máximos referentes del estilo conocido como nu metal, una ramificación que se extiende del heavy, pero combinándolo con el funk, el hip hop, el grunge y la música industrial.

Desde mediados de los 90´s Korn fue una de las bandas forjadoras de este estilo, principalmente en sus 3 primeros álbumes, el homónimo “Korn” de 1994, “Life is peachy” de 1996, y “Follow the leader” de 1998.

El esperado espectáculo iniciaba a las 22:40hs cuando entraba un grupo de fans elegidos por la producción para ser partícipes del show, pero desde dentro del escenario, en una suerte de cárcel que se veía detrás del mismo, y a medida que estos ingresaban, se podía sentir el pulso acelerado de la gente. Más aún cuando el baterista Ray Luzier empezaba a hacer sonar los platillos con la intro de “Blind”, el primer y uno de los más conocidos hits de la banda californiana, con el que generalmente suelen cerrar sus shows, pero esta vez lo usaban para abrir el mismo, con el público que empezaba a saltar de manera descontrolada cuando por fin podía escuchar al vocalista Jonathan Davis gritando “Are you ready?” (¿están listos?)

Si hay algo que se puede destacar es el sonido de Korn, denso, potente  y envolvente, con las guitarras de “Head” y “Munky” más el bajo de “Fieldy” que hacían temblar el Jockey Club, y a la vez todo se podía distinguir con una claridad pocas veces escuchada en bandas del estilo.

A continuación vinieron “Twist” y “Falling away from me”, para que la locura de la gente se acreciente más aún, con los densos riffs de guitarra, que parecen haber sido creados para eso: saltar sin control alguno.

El show proseguía con uno de los temas nuevos de la banda, “Love and meth”, del último disco “The Paradigm Shift”, el cual marcó el regreso de Brian “Head” Welch a la agrupación, tras largos años de ausencia en la formación.

Luego le llegó el turno a “Narcissistic Cannibal”, y la muy celebrada “Dead Bodies Everywhere” que fue ovacionada por el público, que sacudía la cabeza a más no poder, así como los miembros de la banda, en lo que parecía hasta una coreografía previamente armada entre el grupo y la gente.

Posteriormente venían “Did my time” y “Coming undone”, dos temas en donde se puede apreciar la versatilidad en la voz de Davis, que si uno cierra los ojos hasta parece imposible que las voces estén hechas por una sola persona, con partes melódicas y suaves por momentos, y gritos densos y guturales en otros.

A continuación, Davis ejecutaba la gaita, para la introducción de otro de los temas más clásicos de Korn, “Shoots and ladders”, perteneciente al primer disco de la banda, que luego se mezclaba con el tema “Somebody Someone” del cuarto disco, “Issues”, con lo cual nuevamente se venía una ovación generalizada de la gente.

Davis gritaba luego “Hemos sentido su amor, Asunción”, mientras arrancaba “Here to stay”, para no dar respiro alguno al público, que se veía totalmente avasallado por la potencia del grupo. Luego llegaban “Y´want a single”, y una sorprendente versión del clásico de Pink Floyd “Another brick in the wall”, con la complicidad entre el vocalista y el público en los coros, gritando desaforadamente en el coro del mismo.

Tras la culminación del tema, la banda se despedía y abandonaba el escenario, y tras el pedido insistente del público para que regresen, lo hacían con el tema “Get up”, donde la banda muestra su versatilidad y un coqueteo con la música electrónica, más precisamente con el estilo “dubstep”.

Luego, para cerrar con broche de oro un espectáculo sin igual, llegaban dos de los más grandes clásicos del grupo “Got the life”, y “Freak on a Leash”, el tema del recordado video noventero donde una bala recorría varios escenarios atravesando todo tipo de cosas, mientras Davis sentenciaba “¡Son increíbles!”

Se puede decir sin duda alguna de que Korn aplastó Asunción, con un potente show que brilló en todo momento, dando muestra de que las décadas de espera valieron completamente la pena, y que la banda aún tiene mucho para dar.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Para continuar leyendo, registrate gratis.
Registrate GRATIS ingresando tus datos.*

A este número de celular te enviaremos el código de activación.

¿Ya estás registrado? Hacé click aquí.

  • Acceso completo a todas las publicaciones del día, sin restricciones.
  • Información al instante, de todas las novedades, primicias y las historias más compartidas.
  • Además, accedés a videos, fotos y artículos de todo lo publicado anteriormente en el portal.

¿Porqué cobramos suscripción?

(*) Gratis por 7 días.