Kings of Chaos dieron una clase magistral de rock and roll

El colectivo de rockstars se presentó en el Jockey Club Paraguayo como primera fecha del Personal Fest.

Texto: Hugo Cano

Fotos: Noelia Causarano

Ni la breve lluvia ni los resplandecientes relámpagos atajaron a la gran cantidad de jóvenes (y no tanto) que se dieron cita en el Jockey Club en la noche del miércoles para ver nada más y nada menos que al grupo denominado Kings of Chaos, una selección de músicos de todas las épocas, y del más alto nivel.

Con semejante formación; Glenn Hughes, Steve Stevens, Joe Elliot, Corey Taylor, Myles Keneddy, Gilby Clarke, Matt Sorum, Duff McKagan, y Slash, era de esperarse un show épico, y vaya que lo fue.

El show arrancaba a las 21:20hs, con una breve intro en video y la banda saltaba al escenario con Sorum, McKagan, Clarke, Steven y Hughes, interpretando el clásico de Deep Purple “Highway Star”, con un Hughes dando muestra de su impecable calidad vocal que no disminuye a pesar de sus años, y hasta pareciera ser que cada vez lo hace mejor; seguido por el inconfundible “Smoke on the wáter”, también de Purple, para empezar a encender al público paraguayo.

Hughes al micrófono, declaraba su amor al público paraguayo diciendo “ustedes son el rock and roll”, y presentaba a, según él, “una de las mejores voces que dio el rock en los últimos 20 años”, Corey Taylor, para interpretar otro clásico del rock de todos los tiempos “Rebel Yell” de Billy Idol, donde Stevens daba cátedra de guitarras, y la audiencia vibraba.

“Es mi primera vez en Paraguay, y créanme que no tardaré en volver”, sentenciaba Taylor, ante el fervor de la multitud presente.

Posteriormente llegaba el turno de Joe Elliot, que pisaba el escenario saludando al público diciendo “es genial estar acá de nuevo”, y tocaban dos clásicos de su banda, Def Leppard, “Animal” y “Pour sugar on me”, que fueron bastante festejados por el público, y coreados a más no poder, demostrando la gran cantidad de fanáticos que tiene Leppard por estas tierras.

Luego, Elliot presentaba “a un hombre que no necesita mucha introducción”, y saltaba a escena el más aplaudido por el público paraguayo, el inconfundible Saul Hudson, más conocido como Slash, con su clásico sombrero de copa, y luciendo una remera negra donde se podía leer en grandes letras blancas la palabra “Japiro”. Slash saltaba al escenario junto a Myles Kennedy, y sonaban los acordes de “Nightrain” de Guns N´Roses, seguido de “It´s so easy”, dos clásicos del disco “Appetite for destruction”.

Tras un breve intervalo, la noche proseguía con un set acústico, aparecía Sorum luciendo la albirroja, y presentaba a Hughes en la guitarra interpretando “Mistreated” de Deep Purple, con todos los músicos sentados detrás suyo, en quizá el momento más ameno de la noche, casi como que fuera una peña y ellos estén en la sala de su propia casa.

Seguidamente le volvía a tocar el turno a Elliot, quien acompañado por Clarke tocaban el clásico “Two steps behind” de Def Leppard, con nuevamente el público luciéndose en los coros.

Luego aparecía Kennedy, quien estaba de cumpleaños, y tras ser el público advertido de esto por Sorum, no se hizo esperar el cántico obligatorio, con el vocalista agradeciendo y diciendo que no podía haber elegido un mejor lugar para festejarlo; y presentaba el tema “Fall to pieces” de Velvet Revolver, demostrando porqué fue tenido en cuenta para ser el vocalista de dicha banda tiempo atrás, mientras Slash se lucía con sus solos en la guitarra acústica.

Después aparecía Clarke, quizá el más “paraguayo” de todos, ya que es su cuarta visita al país, y pedía los coros del público, para interpretar el clásico de Bob Dylan y reversionado por Guns N´Roses, “Knockin on heavens door”.

A continuación, llegaba de nuevo la parte eléctrica, para volver a rockear la casa, y vaya que lo hicieron, ya que sonaban los clásicos de Zeppelin “Communication Breakdown” e “Inmigrant song”. Luego, Taylor se adueñaba del micrófono para cantar aquel primer corte de Velvet Revolver, la conocidísima “Slither”.

Elliot volvía a aparecer en escena contando que la siguiente canción no la habían hecho nunca antes, y así el público paraguayo fue testigo de otro gran homenaje de la noche, esta vez a David Bowie y su himno “Heroes”.

Para finalizar y ponerle broche de oro a una gran noche de rock and roll, Slash empezaba la inconfundible “Sweet child o´mine” para hacer delirar nuevamente al público presente, que coreó toda la canción e incluso hasta los solos del mencionado guitarrista.

Tras la falsa despedida, el grupo volvía a escena en su totalidad para culminar con otro clásico de Guns, “Paradise City”, con la gente delirando a más no poder, saltando, cantando, y hasta tirando cerveza por todos lados.

Los Kings of Chaos pisaron fuerte en Asunción, dando una cátedra de rock and roll del más alto nivel y demostrando que con la música se puede viajar en el tiempo.

Para continuar leyendo, registrate gratis.
Registrate GRATIS ingresando tus datos.*

A este número de celular te enviaremos el código de activación.

¿Ya estás registrado? Hacé click aquí.

  • Acceso completo a todas las publicaciones del día, sin restricciones.
  • Información al instante, de todas las novedades, primicias y las historias más compartidas.
  • Además, accedés a videos, fotos y artículos de todo lo publicado anteriormente en el portal.

¿Porqué cobramos suscripción?

(*) Gratis por 7 días.