Ser extranjero en el Paraguay y como sentirse un “sudaca” en Sudamérica

Desde hace más de 2 centurias, los extranjeros han venido a Paraguay y han elegido esta bendita tierra guaraní para desarrollar su vida, generar ingresos para el país y educar a sus hijos.

Soy uno más de los tantos extranjeros que habita Paraguay y que se siente “más paraguayos que la mandioca”, como dice el término.

Hace ya 14 años que desembarqué en esta ciudad (Asunción) y encontré mi lugar en el mundo, para desarrollarme como persona, como ciudadano y por sobre todo como profesional.

Luego de todos estos años, me he ganado un lugar en los medios de comunicación, por mi esfuerzo y mi trabajo, que a pesar de ser una profesión controvertida, no ha estado ajena a grandes esfuerzos de mi parte y mi familia por lograr la excelencia en la misma.

Soy un convencido de que el Paraguay es un país de inmigrantes, forjado por extranjeros y propios hace más de 2 centurias y eso es lo hermoso de un país multicultural, donde todos somos uno y donde todos hacemos un gran esfuerzo por hacer de éste un país mejor para cada uno de los habitantes de esta república.

Me considero un ciudadano paraguayo que trabaja de manera legal, no cometiendo ilícitos, no soy corrupto, respeto la diversidad étnica pero siento que hay muchos ciudadanos que deben aprender a respetar el hecho de que en un mundo globalizado no hay que dar cabida ni un milímetro a los actos xenófobos, se den donde se den, ya sea en la vida diaria, en internet o en los medios de comunicación.

Los derechos de los inmigrantes también deben ser respetados, tal y cual se respetan en otros países del cono sur y del mundo.

Criticamos fuertemente a la Argentina o a España y a sus ciudadanos por decirnos “sudacas” o usar términos “ofensivos” hacia nosotros, pero en nuestros países hacemos lo mismo con los peruanos, bolivianos, argentinos, brasileros y chilenos.

A través de esta nota, quiero comentar que no voy a permitir nunca más ofensas y agravios hacia mi categoría de extranjero radicado, ya que todos formamos parte de este hermoso país.

A partir de hoy, comenzaré una serie de denuncias ante las Comisiones de Derechos Humanos de la Cámara de Senadores y de Diputados, para erradicar de una vez por todas el pensamiento xenófobo arraigado en una pequeña parte de nuestra sociedad.

Puedo soportar que se me critique por mi trabajo, o por mi desempeño profesional, pero sinceramente no voy a dar lugar a críticas hacia mi condición étnica o de origen.

Espero, sin lugar a dudas, que a partir de hoy logremos respetarnos como ciudadanos, criticar por criticar no es el punto, podemos criticar, pero toda crítica tiene un punto, y los ataques xenófobos no tienen cabida en este siglo XXI, ni menos hacia mi persona.

Espero sepan entender mi postura y espero sepan respetar mi punto de vista, que creo que es el punto de vista de muchos de los que visitan dueledecirlo.com

Pablo Fontirroig
Para continuar leyendo, registrate gratis.
Registrate GRATIS ingresando tus datos.*

A este número de celular te enviaremos el código de activación.

¿Ya estás registrado? Hacé click aquí.

  • Acceso completo a todas las publicaciones del día, sin restricciones.
  • Información al instante, de todas las novedades, primicias y las historias más compartidas.
  • Además, accedés a videos, fotos y artículos de todo lo publicado anteriormente en el portal.

¿Porqué cobramos suscripción?

(*) Gratis por 7 días.