Néstor Amarilla: ¿Y después?

El mismo Amarilla antes de la entrega del premio Nobel de Literatura se encargó de gritar a “los cuatro vientos”, que había sido “nominado” para dicho premio. ¿Y después Néstor?

Por la boca muere el pez, y esto es lo que nuevamente le pasó, al payaso de Néstor Amarilla. Muchos dirán que estoy siendo agresivo con este energúmeno, pero es cierto, el mismo pseudo escritor se encargo en su momento de denunciar que supuestamente yo le “quería hacer algo” y que lo estaba siguiendo y atormentando.

A Néstor como recordarán se lo había despedido de un canal, porque habría incumplido funciones y realizado algunas irregularidades, y él, pichado, se mostraba siempre como un “perseguido”, prácticamente quedando a simple vista como un irresponsable, desesperado por querer dar vueltas a su historia. Hizo y hace siempre de todo para llamar la atención, y pintarse de víctima, y así lastimosamente mucha gente puede ser engañada por su papel, así como aquellos actores que lo denunciaron por falta de pago de sus obras de teatro, y otras cosas. Creo que ya es hora que todos se enteren.

Pero bueno, al final , y como en ocasiones anteriores, sus juegos mediáticos en este caso presumiendo sobre su “Nobel”, no fueron más que sólo palabras ya que como en sus reiteradas apariciones y denuncias no pasó nada de nada, y me refiero al premio Nobel al cual este engendro fue nominado (entérense ya señores) por un par de amigos (incluída su profesora de literatura de secundaria!). Así de vergonzoso el circo de alguien con sed de ser aplaudido (una nominación así, cualquiera), que quería confundir a la gente como si la misma entidad del Nobel era quien lo nominaba.

Era impresionante ver días y semanas atrás, incluso meses, como el mismo Néstor Amarilla, transgrediendo todas las bases de dicho premio, se encargó de llamar a cuanto medio hay en Paraguay, para decir que estaba nominado para un Premio Nobel de Literatura. Inclusive se encargó de que un periódico regional, de la ciudad donde él estuvo en USA, hiciera un artículo sobre él. Todo este show, como si la nominación hubiera salido de la propia Fundación Nobel, y no de un par de conocidos suyos en Paraguay.

Antes de haber abierto la bocota, Amarilla debería haber estado agradecido por que por lo menos “amistades” de su entorno lo habían nominado a un premio de tal envergadura, que en su momento ni siquiera el mismo Roa Abastos había aceptado (porque aparentemente ni le interesaba el proceso).

En días pasados, el escritor Nemesio Barreto, comentó en una entrevista al diario La Nación de Paraguay que Augusto Roa Bastos fue postulado al Premio Nobel de Literatura varias veces, pero nunca entró en la nómina, ya que a Roa Bastos no le interesaba ni siquiera enviar su curriculum para pugnar la nominación por el galardón.

Barreto en esta nota y en su momento indico que “más paraguayos debieron postularse a estos premios, pero que las nominaciones aceptadas no pasan de seis y son las que quedan en los archivos de la entidad”.

Amarilla faltó a una de las reglas de la nominación la cual es que tiene que tratarse en el más absoluto secreto, cosa que por su vanidad y ego personal, no hizo, y se encargó de que a nivel país sea criticado y tomado como poco serio. Ya que a la par de que todo el mundo se enteraba de que estaba nominado, al final su mismo circo terminó en que la gente que entiende del tema lo criticara, tanto por el bombo desvergonzado transgrediendo la discresión que exige la nominación, como lo que al final trascendió y es que el ser nominado no es un mérito, pues la nominación no sale propiamente del jurado de la Nobel Foundation, sino de las recomendaciones enviadas por cualquier persona de afuera! Dicho de otra forma, cualquier paraguayo puede ser nominado por amigos, basta con tener personas ligadas (en este caso) a Literatura, como la profesora de Néstor que fue quien lo nominó, junto al Dr. Filártiga (amigo de Néstor).

Pero no contento con ese ridículo, y a pesar de no haber ni siquiera figurado en la página oficial del Premio Nobel, y mucho menos haber figurado en la extensa lista de los favoritos al Nobel publicado por la reconocida Landbrokes (y no me vengan con paginitas hispanas de apuestas), Amarilla vuelve a delirar y declara que hay editoriales de Estados Unidos interesadas en publicar sus obras.

Lo anterior me pone a pensar si es que las mismas editoriales ¿Tienen algo que ver con los empresarios que estaban interesados en llevar su obra “Che Che Kanal” a las marquesinas de New York?, otro delirio de Néstor.

En lo personal, creo que nuevamente Amarilla nos ha dado una lección con respecto a su persona, y es la que es un vanidoso empedernido, un ególatra poco elocuente, un farsante, y que por sobre todo es un gran mitómano.

Sin lugar a dudas, el Premio Nobel de Literatura, premia la trayectoria de los grandes escritores, como lo hizo esta vez con Vargas Llosa. Y a Néstor Amarilla, trayectoria y talento es lo que realmente le falta.

Nestor Amarilla Foto: La Nacion
Nestor Amarilla Foto: La Nacion
Para continuar leyendo, registrate gratis.
Registrate GRATIS ingresando tus datos.*

A este número de celular te enviaremos el código de activación.

¿Ya estás registrado? Hacé click aquí.

  • Acceso completo a todas las publicaciones del día, sin restricciones.
  • Información al instante, de todas las novedades, primicias y las historias más compartidas.
  • Además, accedés a videos, fotos y artículos de todo lo publicado anteriormente en el portal.

¿Porqué cobramos suscripción?

(*) Gratis por 7 días.