Unión Civil Homosexual: A Favor…y qué?

Durante estos últimos días, he leído una infinidad de argumentos con respecto a la unión civil homosexual. La mayoría viene de políticos, padres de familia y comunicadores que demuestran que están a años luz de ser miembros de una sociedad que respete a las minorías sociales y ciudadanas, en síntesis, gente que no está preparada para un mundo globalizado y que vive y respira su metro cuadrado, aferrados a una dictadura que ya fue, en pleno siglo XXI.

Como comunicador, estoy a favor de los derechos y la expresión de las demandas de las minorías sociales y ciudadanas, a favor del debate abierto sobre diversos temas que mas allá de los ya repetidos juicios de valor que cada persona o grupo legítimamente haga sobre ellos, forman parte innegable de una realidad sudamericana concreta y frente a la cual debemos tener opinión, ser esta respetada y actuar.

Este tema a nivel país, se debería tratar de manera seria por parte de los comunicadores y actores de la sociedad toda e incluso, los políticos que están a favor deberían presentar un proyecto de ley a la brevedad, como así también los detractores, esgrimir sus puntos de vista pero de una manera un poco más, “desarrollada” y sin menospreciar ni denigrar al que piensa y siente distinto.

Es necesario que exista realmente una posibilidad de abrir en los medios de comunicación una discusión abierta sobre el tema, teniendo la posibilidad de que los actores sociales relevantes, den sus puntos de vistas, tanto personas a favor, como las iglesias, y personas que estén en contra.

A nivel nacional falta definitivamente un espacio de interlocución suficiente que posibilite una mirada jurídica y valorica más amplia con respecto a la Unión civil homosexual.

Lo interesante de sentar posturas sobre esta materia es que , lo que nos tiene que interesar a todos es que la sociedad hable de estos temas, escuche y discuta con argumentos de manera constructiva y avance en un debate social, político, religioso y cultural que, en algún momento  pueda, o no, materializarse en una ley.

Lo anterior predominando, siempre antes que las lamentables manifestaciones de personajes sociales sub desarrollados, que no permiten ni siquiera que haya un debate público sobre el tema, temiendo de seguro, que parte de su familia este a favor de dichas minorías.

Si me preguntan cómo comunicador mi postura al respecto, tengo que decirles que estoy completamente a favor de la unión civil homosexual.

Por: Pablo Fontirroig

Para continuar leyendo, registrate gratis.
Registrate GRATIS ingresando tus datos.*

A este número de celular te enviaremos el código de activación.

¿Ya estás registrado? Hacé click aquí.

  • Acceso completo a todas las publicaciones del día, sin restricciones.
  • Información al instante, de todas las novedades, primicias y las historias más compartidas.
  • Además, accedés a videos, fotos y artículos de todo lo publicado anteriormente en el portal.

¿Porqué cobramos suscripción?

(*) Gratis por 7 días.