Ex Director: “Había una vez”

Había una vez un niño, que tenía sueños, en una ciudad, del interior de su país, este niño, soñaba con que lo reconocieran como una estrella de cine, él quería ser una estrella internacional, pero tenía un problema, no tan grave, pero problema al fin.

El niño no era tan agraciado en sus rasgos faciales, entonces, ¿cómo podía ser una estrella internacional?

Ahí el niño decidió que no sería actor, el niño decidió, que sería uno de los directores más importantes del mundo, pero había otro problema, el niño era de escasos recursos.

Pero ser de escasos recursos no fue problema para el niño, ya que éste consiguió una beca para estudiar en un país “desarrollado”, el niño estaba feliz , además allá iba a poder ser él mismo y nunca más tendría que esconder su más intimo secreto, sí, el niño era homosexual, pero como vivía en una sociedad machista, no podía salir del closet , pero en el país desarrollado, además de estudiar mucho, y no sobresalir tanto, el niño, ahora un joven, pudo tener parejas de su misma orientación sexual.

Luego de un tiempo, el joven, ya casi adulto, decide volver a su país natal, al cual, el mismo llama “tercermundista”, y decide que sería más fácil conseguir trabajo en su país natal ,que en el país donde estudió, ya que en realidad, su CI, no estaba tan desarrollado como para competir con otros latinoamericanos residentes en el país donde estudió.

Luego de un tiempo, y meses después de que el sueño del país desarrollado, no le resultara, el joven, comenzó a notar ,en su pais de origen, que tendría que volver al closet, además de que él habría creído que le iba a ser fácil entrar a un canal de televisión para trabajar, pero realmente, ningún canal lo recibió, excepto uno, el canal más “nuevo” de todos, donde según cuentan, el propietario, un exitoso muchacho, vió en él una (*falsa) humildad y se conmovió por su historia (*cuento) con pasajes cargados de supuesto talento.

Entonces el joven, con la gran oportunidad que le dieron confiados en sus promesas (o engañados), comenzó a trabajar y a ganar la confianza de todos, pero poco a poco, el castillo de naipes, que el mismo joven construyó, comenzó a derrumbarse, el cargo que obtuvo, se le subió a la cabeza, y comenzó a maltratar a la gente, tal cual lo hicieron con él (o peor), en el país desarrollado, cuando lo rechazaban por ser latino.

Al poco tiempo, el mismo canal que le abrió las puertas y le brindó cientos de privilegios, se dió cuenta de que el joven, al final, era un charlatán que maltrataba a la gente y que además, hacía que el trabajo de los demás, figurara como el trabajo de él mismo, sacando méritos a sus compañeros. Además de exagerar su posición de ser cercano a los propietarios, poniendo en boca de ellos cosa que nunca dijeron, y todos creían, consiguiendo así engañar a los empleados en su buena fé, para conseguir lo que quisiera. Eso sin mencionar las veces que ignoraba los procedimientos de sus responsabilidades, y se dedicaba a buscar aceptación, a través de la siembra de cizañas entre grupos de sus propios compañeros, y haciendo “ajenos” los malos resultados de su propia gestión.

Finalmente el joven, se “mareó” de tantos privilegios, empezó a abusar aún más de ellos, y se creyó intocable dentro del canal y no le importó más nada, hasta que se vió, un día, mirando el canal sobre la calle ,con nostalgia.

Su carrera se había convertido en la más rápida en estrellarse en la TV de Paraguay. Había pasado de director a desempleado, en tiempo récord, a raíz de su propia, pésima gestión. Torpemente, había desaprovechado su ascenso, y no pudo manejar la oportunidad. Se dice que todo lo que sube tiene que bajar, pero que haya logrado estrellarse así mismo, así de rápido ya era hasta ridículo. Algunos hasta dicen que su carrera en TV se usa como ejemplo de todo lo que no hay que hacer.

Aún mareado con su propio ego, pensó “no importa, todos los demás canales querrán contratarme hoy mismo”. Pero desde ese día, la vida para el joven cambió totalmente, no volvió a trabajar en otro canal, se desesperó, tenía una sed de venganza hacia sus ex compañeros, se volvió un ser maquiavélico, y en un arranque de oportunismo sembró una hermosa amistad, con dos fracasados de la sociedad de su país de origen, y juntos, resentidos y obsesivos, planificaron destruir al “millonario” (propietarios que le dieron la oportunidad) y todos sus “mercenarios” (empleados del canal).

Fue así, como un día, perdido en sus vanos intentos, de lograr siquiera una pizca de sus dudosos objetivos, ya sumido en la desesperación y rozando la locura, el joven, comenzó a entrar en un grado de inestabilidad tal que, al verse acorralado por sus acreedores, vapuleado por modelos, grandes actrices y críticos de arte, que lo escracharon públicamente, sin esconder la cara, por estafador y poco profesional, comenzó a rozar  un grado “peligroso” de locura.

El joven, en su grado máximo de desesperación, comenzó a llamar a todos los periodistas, para contar una historia fantástica, que sólo estaba en su cabeza  y era parte de su maravilloso mundo de colores, pero nadie le creyó…

Solo sirvió para llenar espacios vacíos de planas amarillistas y formatos de radio AM obsoletos.

Me preguntarán, ¿y cómo termina la historia?…

Queridos amigos, no sé cómo termina la historia, pero sólo les puedo decir, que a mis 34 años, he aprendido, que la vida es una rueda, siempre las cosas malas se te devuelven, y lo más importante, nunca mientas, por que como decía una persona muy querida: “las mentiras tienen patas cortas”.

Muy buen fin de semana a los que me siguen y a los que no les agrado, disfruten con sus familias… y al joven… ojalá que la vida le demuestre, que con mentiras, no se llega a ninguna parte.

Para continuar leyendo, registrate gratis.
Registrate GRATIS ingresando tus datos.*

A este número de celular te enviaremos el código de activación.

¿Ya estás registrado? Hacé click aquí.

  • Acceso completo a todas las publicaciones del día, sin restricciones.
  • Información al instante, de todas las novedades, primicias y las historias más compartidas.
  • Además, accedés a videos, fotos y artículos de todo lo publicado anteriormente en el portal.

¿Porqué cobramos suscripción?

(*) Gratis por 7 días.